Colaboración || Renrianu Theater

92357120_104453054559203_2743722076161441792_n

¡Buenos días a todos! Espero que estén sanos y felices.

Hoy quería anunciarles una gran noticia para esta página, y es, como habréis averiguado por el titulo de esta misma entrada, ¡una colaboración con la página Renrianu Theater!

¿Eh? ¿Que qué página es Renrianu Theather? Pues, como podéis ver al visitar el link que os dejo, es una joven página de facebook de traducciones de Evillious del japonés. Así es, ¡más traducciones de Evillious al español!

Y… ¿en qué consiste esta colaboración? Bueno, fácil, dada la dificultad de este mi blog para traer material de Evillious del japonés, Renrianu ha aceptado esta alianza en la que yo mismo puedo publicar sus traducciones en mi página. Esto, por supuesto, no es de gratis. Yo, al igual que Dark, estamos estrechamente involucrados en el trabajo que está llevando a cabo Renrianu, no solo aconsejando (e incluso dando apoyo moral :p) si no también editando, corrigiendo texto, y creando material PDF.

Esto no significará que tanto yo, Kopo, como Dark dejemos de hacer nuestras traducciones, por supuesto. Cada uno seguirá haciendo su trabajo y seguiremos trayendo material propio. Pero no realizaremos/traduciremos de vuelta del material que Renrianu haya traducido, pues ya estará publicado en este blog, dada la alianza.

¡Muchas gracias a los componentes de Renrianu Theather!

Y ustedes, queridos lectores, esperen pronto sorpresitas en el blog ;D.

Capítulo Extra-Encuentro Clandestino; Escena 3

Siete Crímenes y Castigos, Historia Extra




De repente, una luz desbordante envolvió toda la “Corte”.

Rahab y Gilles comprendieron de inmediato que era la luz de “Castigo”.

—… Parece que Allen falló.

—Eso parece… Rahab, cuando nosotros… cuando seamos tragados por esa luz… ¿moriremos?

—-No. Creo que… lo repetiremos de nuevo. Mientras la “Diosa de la Luna” todavía esté presente…

—-! … ¿Entonces ella todavía está viva?

—Sí. De hecho, incluso tú ya te has reunido con ella.

—¿…?

—No solo tú. Yo también… Todas las personas que viven en este mundo son conscientes de su existencia. Pero nadie se dio cuenta. Exceptándome a mí misma… y al Dios del Sol.

La luz había llegado justo ante sus ojos.

Pero ninguno de los dos se movió para huir.

Sabían que no habría escapatoria a esa luz.

—Jaja… Bueno, entonces, Allen. ¿Pudiste descubrir la “realidad” de este mundo? —murmuró Rahab, mirando la luz—. Los “Cuatro Dioses Pilares” que crearon el mundo; primero debes buscar la “mentira” que hay en ellos.

Al escuchar eso, los ojos de Gilles de repente se abrieron de par en par.

—Ya veo… ¡Así que así es! Tengo una pregunta más. ¿Por qué todo el mundo…?

—Si agudizas tus oídos y eres capaz de escuchar la verdadera “Nana Mecánica”, entonces tal vez…


Sus palabras fueron interrumpidas allí.

La luz de la destrucción se los había tragado a ellos, así como a toda la “Corte”.


–Ese fue un encuentro clandestino entre demonios detrás de la escena de Allen viajando por el mundo destruido.

No era algo que tuviera un gran impacto en los planes de los dioses.

Pero… ¿quiénes eran los indicados para llevar la palabra “dioses” en primer lugar?


En el cielo.

En algún lugar, alguien murmuró solitariamente:

—Quizás no somos “dioses”.

Capítulo Extra-Encuentro Clandestino; Escena 2

Siete Crímenes y Castigos, Historia Extra




El lugar del juicio, la “Corte”.

Así era como se llamaba esta oscura dimensión alternativa.

Según los cálculos de Rahab, el fondo del mar cerca de Jakoku conducía allí. Al cepillarse las gotas de agua de su cuerpo, su forma ya no era la de un pez, sino humana.

Esa no era una transformación que Rahab quisiera. En este lugar, cada ser tenía que exponer su verdadera naturaleza. “Pez monstruo”, “Sirena”, “Demonio de la envidia”. Todas esas fueron formas meramente temporales para Rahab. De pie en ese lugar ahora había una mujer rubia de mediana edad. Esa no era otra que su verdadera apariencia.

Este lugar tenía un enorme andamio circular, y nada más fuera de eso.

Un caballeroso anciano estaba parado en el centro del andamio. Tenía el vello facial bien arreglado y vestía un traje de muy alta calidad de color morado oscuro y un sombrero de seda, y tenía su bastón de madera favorito en una mano. Todo era como había sido hace mucho tiempo.

—Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te vi con ese aspecto —dijo Rahab, sonriendo mientras se acercaba al hombre.

—… Igualmente. Rahab, no estás tan mal como demonio, pero debo decir que esa forma tuya es muy sublime y hermosa.

No olvidar nunca elogiar a una mujer, pase lo que pase… ¡No había cambiado en nada! Pensó Rahab

Él fue el más refinado de toda la tripulación a bordo del arca “Pecado”, además de un mujeriego.

No había ninguna entre las tripulantes que no hubiera caído en sus brazos al menos una vez. Varias de ellas se habían enamorado de sus encantos, y algunas se habían convertido en sus amantes.

La propia Rahab había sido una de esas mujeres.

—¿Por qué te tomaste la molestia de llamarme a un lugar como este? —preguntó Rahab.

Él miró brevemente a su alrededor y respondió: «Quería hablar contigo en un lugar donde ni una persona pudiera vernos. Bueno… no tanto las personas como los “dioses”, supongo.

—Ya veo. En ese caso, ciertamente tus opciones son limitadas en ese sentido. Es o aquí, o en el “Graveyard”, o en el “Hellish Yard”.

—La “Corte” era el lugar más fácil de alcanzar para nosotros. … Eso es todo.

En pocas palabras, había llamado a Rahab a este lugar porque no quería que los “dioses” escucharan su conversación. En cuanto a quién se refería la palabra “dioses”… Bueno, probablemente toda la tripulación podría calificarse como tal, pero en cualquier caso, ciertamente los “dioses” no podrían verlos aquí.

Se dio la vuelta abruptamente y apuntó con su bastón hacia un lugar que no tenía nada en particular. Cuando lo hizo, una especie de proyección de holograma comenzó a flotar hacia él.

La proyección mostraba un objeto cilíndrico blanco que tenía la misma forma que nada menos que el arca “Pecado” en la que Rahab y los demás habían montado una vez.

—En el pasado, completamos un escape del planeta en el que vivíamos usando esa nave espacial. Se lanzaron naves espaciales similares desde todas las regiones del mundo… pero varias de ellas explotaron antes de que pudieran abandonar el planeta, y finalmente perdimos el contacto con las restantes.

—Sí, eso es correcto.

—Los miembros de la tripulación de la nave en la que viajamos eran setenta y dos; decidimos unir nuestras fortalezas y “crear” un mundo nuevo. … Tuvimos muchos sacrificios, pero pudimos lograrlo de alguna manera.

Rahab se dio cuenta de que la estaba mirando de reojo mientras hablaba.

Ella podía imaginar fácilmente lo que estaba pasando por su mente entonces. Los “sacrificios” de los que habló, su número incluía a sus amantes, excluyendo a Rahab.

Lamentablemente, todas esas mujeres murieron en un “accidente imprevisto”.

… Sí, eso había sido un “accidente”.

Al ver que la expresión de Rahab no cambiaba, rápidamente volvió a mirar el holograma y continuó hablando.

—Lo que terminamos produciendo fue el “Tercer Período”. Los cuatro científicos que más destacaron entre los involucrados en la creación del mundo se convirtieron en los “dioses” de este mundo. … Pero estalló una pelea, y al final los “Dioses Gemelos” y nosotros seis que los apoyamos quedamos sellados dentro de la nave espacial que había caído al mundo terrestre. Los dos restantes decidieron velar por el mundo; el “Gran Dios de la Tierra” del mundo terrestre, y el “Dios del Sol” del cielo…

Y allí, una vez más se volvió hacia Rahab.

—… ¿Lo recuerdas todo?

En respuesta a la pregunta, Rahab asintió.

—Sí. Siempre lo recordé, nunca lo olvidé.

—Ya veo… A decir verdad, lo había olvidado todo hasta hace poco. No solo eso, había perdido todos mis recuerdos de antes de resucitar en este mundo como un demonio.

—…

—Lo único que quedó en mi mente fue la orden de traer el caos al mundo. No tenía nada más que seguir esa orden como el “Demonio de la Lujuria”, sin saber mi razón o mi objetivo al hacerlo…

—¿Y entonces estás diciendo que ahora que has recuperado tu memoria, recuerdas el motivo de ese comando?

—No… Esa parte es… todavía un poco confusa.

Se sostuvo la cabeza, como si estuviera profundamente preocupado.

—¿…?

—Venganza hacia el Dios del Sol que nos selló, pensándolo, debe haber sido eso. Pero… ¿Eso era realmente todo? Y… ¿son estos recuerdos que he recordado realmente correctos en primer lugar? No lo sé.

Rahab se movió detrás de él mientras él estaba aturdido por la confusión y suavemente puso sus manos sobre sus hombros.

—Por favor, cálmate, Gilles.

Habían pasado siglos desde que ella lo llamó por su nombre… no, más de un milenio.

—Oh, lo siento. Me dejé llevar un poco.

—Entonces, ¿me llamaste aquí para verificar lo que has recordado?

Pero Gilles negó con la cabeza.

—No. Eso no es sobre lo que quería preguntarte.

Apuntó con su bastón a la nave espacial del holograma. Cuando lo hizo, cambió de forma hasta que se asemejó a un libro rojo.

—… La historia de la creación de este mundo se registró en libros de texto humanos.

—Un libro sagrado, ¿eh? Eso es algo que escribió la gente del Reino Mágico de Levianta, por lo que probablemente se compuso basándose en las “profecías” de Levia o Behemo.

—En ese caso, los recuerdos de la creación que tienen los “Dioses Gemelos” deberían ser los mismos que los nuestros.

—Sí.

—Pero por eso mismo es tan extraño.

—… ¿Hm?

Después de que Gilles una vez más se tomó un momento para tragar, intervino, mirando la cara de Rahab.

—En ese libro sagrado que registra la creación del mundo… ¿Por qué… no hay nada de “ella” escrito?

Así que eso es lo que era: Rahab bajó la vista reflexivamente.

Gille la había recordada.

Recordó a esa mujer.

Aunque era alguien que debería haber sido imposible de recordar, de acuerdo con las reglas establecidas por el Dios Sol.

—Esa expresión… Tú también la recuerdas, ¿verdad, Rahab?

—De hecho… Parece que, a diferencia de los demás, de alguna manera me convertí en un demonio aún conservando todos mis recuerdos.

Rahab pensó por un momento en cómo Gilles podría haberla recordado.

¿Quizás las “Reglas” de los dioses habían comenzado a desmoronarse debido a la destrucción del mundo?

O… ¿Quizás fue simplemente debido al cariño de Gilles por las mujeres?

Naturalmente, también había intentado cortejarla.

Sin embargo, ella nunca se había convertido en una de sus amantes.

La expresión de Gilles se oscureció de repente, como si hubiera pensado en algo.

—No puede ser… la mataste…

—No lo hice —Esa fue la negativa cortante de Rahab—. Sabía que no había nada entre ustedes dos. No tenía motivos para envidiarla.

—Ya veo… Entonces dime, Rahab. ¿Dónde ha…



… desaparecido la “Diosa de la Luna”?

Capítulo Extra-Encuentro Clandestino; Escena 1

Siete Crímenes y Castigos, Historia Extra




Después de desempeñar su papel, Rahab volvió a saltar al mar.

Y luego se sumergió profundamente en el fondo del océano negro, moviendo las aletas en su espalda y costado.

Ella era el “Demonio de la Envidia”, y al mismo tiempo tenía la forma de un pez. Rahab podía llegar a lugares profundos donde los humanos normales, o incluso algunos peces, no podían sumergirse.

Así mismo, eventualmente debería llegar al fondo del océano.

Pero ella ya sabía que este ya no era el caso.

El tiempo y el espacio del mundo ya se estaban deformando. Tomando eso en sus cálculos, el lugar al que llegaría cuando terminara de sumergirse…

En ese lugar, Rahab planeaba reunirse con su ex amante.

El hombre que ahora llamaban el “Demonio de la Lujuria”.

Epílogo; Escena 2

Siete Crímenes y Castigos, páginas 146-148




—¿Cómo te va, Allen? —me preguntó la cara que miraba desde arriba.

Sonaba igual que siempre. Sonreía como siempre.

Floté en el aire y volé desde la Black Box.

Debajo de mi había espigas de arroz que se extendían sobre la superficie del suelo.

Aunque el mundo de abajo había terminado, nada había cambiado en el mundo de los cielos arriba.

—Y ahora, ha llegado tu turno.

Asentí en silencio ante las palabras de Sickle.



–¿Había sido un sueño?

Cuando visité el “Graveyard” con Hänsel

Fui tragado por la luz de “Castigo”.

Y cuando volví en mí, estaba una vez más en una caja negra.

Eso no fue un sueño.

Estaba convencido de eso.

Sickle no me dijo nada.

Pero yo sabía que había viajado por el mundo destruido y que me había encontrado con los Siete Contratistas del Pecado Capital.



No hubo una conclusión.

Sin duda, llegaría el final.

El castigo por nuestros crímenes llegaría, sin duda.



Entre esos finales, uno de ellos había sido confiado en mis manos.

Una vez más bajaría al mundo terrestre.

Sabía que esta sería mi última oportunidad.



Todavía necesitaba reunirme con Riliane.

Y…

El artículo que agarraba con mi mano izquierda.

Era… una llave de oro.

La que le había robado a Nemesis en ese entonces.

Estaba ahí, en mi mano.



Vamos, comencemos ahora,



Por un nuevo comienzo.

Epílogo; Escena 1

Siete Crímenes y Castigos, páginas 144-145




El mundo creado por los Cuatro Dioses Pilares

Seguirá prosperando

Por mil años



Después,

Un final llegará

Siendo elegido por los Cuatro Amos



El Amo del Cementerio traerá la muerte

Todo irá a su estómago

Y luego solo quedarán los huesos

Durmiendo en las profundidades de la tierra



El Amo de la Corte traerá el juicio.

Todos recibirán su sentencia.

Los justos serán llevados al cielo,

Los pecadores serán llevados al infierno



El Amo del Jardín Infernal traerá el infierno.

Nadie jamás será perdonado.

Seguirán vagando por un mundo

Donde nada habrá cambiado, pero todo habrá cambiado



El Amo del Jardín Celestial traerá la expiación.

Todos verán el final,

Pero será un nuevo comienzo.

Y aquellas almas que estén ardiendo en el infierno serán llevadas a un nuevo paraíso.



El final que llegará algún día

Nos visitará.

No podemos evitarlo.

El castigo recaerá

En todos nosotros por igual.



–Del vigésimo séptimo libro del Nuevo Testamento de la Biblia Levin, “Apocalipsis”