Colaboración || Renrianu Theater

92357120_104453054559203_2743722076161441792_n

¡Buenos días a todos! Espero que estén sanos y felices.

Hoy quería anunciarles una gran noticia para esta página, y es, como habréis averiguado por el titulo de esta misma entrada, ¡una colaboración con la página Renrianu Theater!

¿Eh? ¿Que qué página es Renrianu Theather? Pues, como podéis ver al visitar el link que os dejo, es una joven página de facebook de traducciones de Evillious del japonés. Así es, ¡más traducciones de Evillious al español!

Y… ¿en qué consiste esta colaboración? Bueno, fácil, dada la dificultad de este mi blog para traer material de Evillious del japonés, Renrianu ha aceptado esta alianza en la que yo mismo puedo publicar sus traducciones en mi página. Esto, por supuesto, no es de gratis. Yo, al igual que Dark, estamos estrechamente involucrados en el trabajo que está llevando a cabo Renrianu, no solo aconsejando (e incluso dando apoyo moral :p) si no también editando, corrigiendo texto, y creando material PDF.

Esto no significará que tanto yo, Kopo, como Dark dejemos de hacer nuestras traducciones, por supuesto. Cada uno seguirá haciendo su trabajo y seguiremos trayendo material propio. Pero no realizaremos/traduciremos de vuelta del material que Renrianu haya traducido, pues ya estará publicado en este blog, dada la alianza.

¡Muchas gracias a los componentes de Renrianu Theather!

Y ustedes, queridos lectores, esperen pronto sorpresitas en el blog ;D.

Historia Extra-Quinto Pierrot; Parte 4

Habiendo terminado su contacto con la superficie, Behemo desconectó el interruptor de la función de transmisión.

… Con esto, ya no habían más Niños Ghoul puros en el suelo.

Ese útil guardián, que entendió lo que le dijo, le ahorró problemas. Si desaprobaba deshacerse de los Niños Ghoul, las cosas habrían sido un poco más problemáticas.

La familia Zorach siendo los guardianes de los Niños Ghoul data de hace quinientos años. A partir del hecho de que su antepasado se casó con esa mujer llamada Lamia Asayev que los maldijo… bueno, ya no importa, ¿verdad?

Los Zorach finalmente fueron liberados de ese destino después de quinientos años. Willus Zorach todavía poseía una de las reliquias, pero tampoco era un gran problema.

La humanidad parecía haber evolucionado más rápido de lo que Behemo había pensado. Casi el doble de la tasa inicialmente hipotetizada: «No sería tan descabellado decir que poseerán una civilización cercana a la del Segundo Período». Si eso sucede, las reliquias solo serán basura del pasado.

«… Por supuesto, si se presentan obstáculos, sin embargo…»

Bueno, no es deber de Behemo preocuparse por eso. Sickle ―― “Él” debe asumir toda la responsabilidad.

«Bueno, entonces, me pregunto si yo… ¿y, además, “él” seguirá existiendo después de todo este tiempo?»

En comparación con los humanos que viven en la superficie, se podría decir que la esperanza de vida de Behemo es prácticamente eterna. Pero en realidad había un límite. Como era el caso de los seres eminentes del Primer Período, Behemo y sus compañeros algún día desaparecerían.

Hasta ese momento, Behemo decidió pasarlo como observador.

«Por supuesto, podría tocar un poco la superficie si siento la necesidad.»

Esa había sido, en última instancia, una decisión tomada por el “él” a quien detesta, que no ha cambiado mucho; Behemo todavía no estaba prestando atención a esa cosa.

Con el rostro desanimado, Allen había estado esperando a que Behemo saliera de la Black Box junto con otra persona, un hombre de cabello verde.

El hombre de pelo verde no parecía estar demasiado contento de volver a ver a Behemo.

Él no era “él”.

El nombre de aquel hombre era “Held”.

Era uno de los antiguos colegas de Behemo, y también su antiguo maestro.

—Cuánto tiempo sin verte, profesor. Estás tan joven como siempre.

—Nuestras apariencias juveniles no tienen ningún significado: Tú eres el que más debería saberlo… ¿Por qué permitiste que Allen saliera sin permiso?

—Por qué… Simplemente porque él estaba en mi camino. ¿Necesito alguna otra razón?

—Esa caja no es tu posesión.

—… ―― Eres tan obediente a “él” como siempre, profesor.

—Porque él es al menos más decente que un travesti pervertido y una mujer histérica.

—¿Qué pasa con que sea un travesti?

—… Antes de que regrese, devuelva a Allen a la caja.

—Sí, no me importa. Ya he terminado de examinar lo que quería.

—¿Examinando lo que querías?

—… Acabo de echar un vistazo a la historia de cuando estaba durmiendo. Tengo derecho a saber eso, ¿no? El que creó los cuerpos de los humanos fui yo.

Sin atreverse a hablar del tema de los Niños Ghoul, Behemo se alejó de la Black Box y se acercó a los dos.
Y luego, se paró ante los ojos de Allen.

—Allen. Parece que no llegaste a los Jardines de los Campos Elíseos.

—… Así es. Fui visto por el Dios de la Tierra en el camino.

—Dios de la Tierra… Oh, ¿te refieres al profesor? En cualquier caso, es lamentable que no hayas logrado tu objetivo.

—En realidad no, simplemente pensé en ver a un conocido, eso es todo.

—Jejeje. Bueno, se paciente por un tiempo… Si llega el momento, puede surgir la oportunidad de conceder tu verdadero deseo.

—¿…?

Allen ladeó la cabeza.

Mirando la situación una vez más, Behemo sonrió.

—Sí… Dentro de cien años, no, ¿doscientos años tal vez? Ella, quien se deja ver periódicamente, debe reencarnarse nuevamente en ese momento. La ubicación probablemente será bastante al este de Evillious… entonces…

—No entiendo el significado de lo que estás diciendo.

—Eso está bien por ahora. Te lo explicaré cuando llegue el momento… Ahora bien.

Behemo pasó junto a Allen y luego comenzó a caminar en línea recta.

—Espere. ¿A dónde vas?

Escuchó la voz de Held detrás de él.

Sin mirar atrás, Behemo respondió con solo un ligero movimiento de su mano.

—Regresé a casa por primera vez en mucho tiempo. He decidido mirar alrededor un poco más. Puedes estar seguro, no haré nada superfluo…

Entonces, Behemo murmuró por lo bajo para que no lo escucharan.

—Por ahora… eso es.

En ese momento, Allen nunca lo hubiera imaginado… que se refería al día en que reencarnaría en el suelo como un “humano” de nuevo.

Fin.

Historia Extra-Quinto, Pierrot; Parte 3

La fría estructura de doce pisos bajo tierra…

Ese lugar es el reflejo del pasado lejano y el legado para el futuro lejano.

Willus Zorach, un investigador perteneciente a la Policía Mundial, regresó a casa por primera vez en mucho tiempo.
Nació y creció en una de las habitaciones subterránea del Castillo Erizo en el noroeste de Marlon.

No es que haya sido encarcelado. Había podido salir libremente y pasar por una educación adecuada de la misma manera que otros niños.

La familia Zorach había sido una familia que llevaba un destino de protección de las reliquias de Levianta, solo eso. Aún cambiando de mentalidad con cada época que pasaba, sus antepasados han seguido protegiendo las únicas reliquias restantes en ese lugar de Marlon durante generaciones.

El actual jefe de la familia Zorach era el abuelo de Willus. Debido a que su hijo, en otras palabras, el padre de Wilus, había muerto joven, Willus sería nombrado el próximo jefe de familia.

Para que ese día llegara lo más lento posible, Willus rezó para que su abuelo viviera más, ya que cuando se convierta en el jefe de la familia, se verá obligado a vivir en el frío y oscuro subsuelo hasta su muerte.

Si bien se había preparado para eso hace mucho tiempo, Willus aún era bastante joven para retirarse. Había querido disfrutar de una vida libre afuera un poco más.

Afortunadamente, su abuelo, al que estaba viendo después de tanto tiempo, tenía un destello agudo en sus ojos, todavía parecía que no iba a estirar la pata tan fácilmente. Aunque Willus se sintió secretamente aliviado al ver eso, las palabras que su abuelo le dijo en ese momento fueron algo inesperado.

—Willus. El momento en que nuestra familia termina su papel finalmente ha llegado.

Esas palabras fueron demasiado repentinas. Cuando Willus preguntó sobre su significado, su abuelo se dio la vuelta y le explicó mientras miraba a través de un dispositivo con múltiples agujeros.

—Ha habido una revelación de Dios. Dice que elimine a los Freezis.

—… ¿Sobre que Freezis habló, abuelo? La familia que ya está en la tierra o…

—No seas tonto. Por supuesto, los Freezis para nosotros son los otros.

Su abuelo señaló los cinco ataúdes en el medio de la habitación.

En cada uno de los ataúdes transparentes estaba… lo que parecía ser el cadáver de un bebé. El extraño aire frío que envolvía la habitación estaba siendo emitido por esos ataúdes.

Su abuelo le dijo que los bebés en esos antiguos dispositivos de refrigeración “Freezis” en forma de ataúd no estaban realmente muertos. Simplemente continuaron durmiendo durante los últimos 500 años y podrían despertarse si se producía algún impulso.

De hecho, de los cinco ataúdes, uno estaba vacío.

Un bebé que había sido revivido por un terremoto hace aproximadamente un siglo se había escabullido del mundo subterráneo y huyó a la tierra.

Como el evento en sí era anterior a cuando nació su abuelo, no sabía la verdad de por qué la familia Zorach le permitió salir al bebé, el hombre que más tarde fue conocido como “Keel Freezis, a la tierra. Sin embargo, desde entonces, los Zorach han seguido observando los cuatro cuerpos restantes de los bebés hasta el día de hoy, junto con los otros legados de Levianta que duermen en la sala subterránea.

La misión de proteger este lugar impuesta solo a la familia Zorach… algunas de las reliquias que duermen allí puede no ser tan importantes. Por ejemplo: cuando Willus sacó una vez una arma rota que había en el subsuelo, su abuelo no se cabreó mucho.

«Siempre y cuando no lo uses mal, podría ser bueno que lo saques», dijo.

Willus reparó el arma él mismo y se convirtió en su propia arma. Por supuesto, solo debía usarse contra aquellos que fueran malvados. Aunque también le enseñó a una ex subordinada suya cómo hacerla, ella también… Bueno, estaría bien, pensó.

… Y ahora, su abuelo dice que abandone los legados que los Zorach han estado guardando a lo largo de los siglos. Parecía que eso era debido a una “revelación divina”.

Si bien no parecía así, también existía la posibilidad de que su abuelo escuchara una alucinación auditiva. Willus no pudo juzgar si realmente escuchó esta “revelación” u otra cosa. Pero, no había razón para que Willus se opusiera de todos modos. El hecho de que lo llamara para eliminar los Freezis significaba que había sido eliminado del destino de convertirse en el jefe de la familia.

—Claro, ¿Por qué no? —Willus respondió con breveza.

La tarea que realizó su abuelo era en realidad bastante simple: Presionó cuatro botones y tiró de una palanca. Solo eso terminó con todo.

Los bebés en los ataúdes se marchitaron rápidamente en unas pocas decenas de segundos y ahora eran como pequeños granos de trigo.

… No revivirán de nuevo.

—Este lugar también estará permanentemente cerrado. Ya no podremos volver más. Deberías tomar lo que necesites.

El abuelo propuso eso y Willus sacó su arma de la funda de su cintura y la mostró girando una y otra vez.

—Esto me es suficiente… Al cerrar esto, ¿qué sucederá específicamente?

—Se permitirá que toda esta sala caiga aún más en las profundidades de la tierra. Será inmolado por la lava allí.

—Ah, eso es horrible… ¿A dónde irás después de esto, abuelo? ¿Qué tal si vives en mi casa con…?

—No, no tengo intención de causar problemas a tu familia. He decidido vivir con la señorita Angela.

—Uh, ¿tú amiga que bebe tu té que viene de vez en cuando?

—Ya prometimos casarnos.

—! Desde cuando…

—Ji, ji. Esto también era una carga para mí. Ahora puedo disfrutar el resto de mi vida.

—… Bueno, eso está bien, supongo. ¿Puedo ir a verte de vez en cuando?

—¡Pero por supuesto!

Willus regresó al suelo junto con su abuelo, saliendo de la entrada de la torre.

La puesta de sol se reflejaba en sus ojos. Una vez que el abuelo se unió a la vieja Ángela que lo esperaba, se fueron a su casa.

Como el que quedaba, Willus logró mirar hacia el cielo en el acto.

Y luego, murmuró algunas palabras:

—Dios… ¿eh? Me pregunto si realmente existe tal cosa.

Historia Extra-Quinto, Pierrot; Parte 2

La infraestructura de la Black Box creada por “Sickle”, como lo llamaba Allen, era, por supuesto, diferente de la que Behemo había poseído alguna vez.

Sin embargo, había muchas partes que eran consistentes con el sistema básico, por lo que no fue difícil para Behemo, que no estaba especializado en ingeniería mecánica, operarlo.

Solo usaría su función de Grabadora Akashic. Afortunadamente, el sistema estaba en Stand-by. Parecería que “Sickle” le permitió a Allen usar la grabadora para “estudiar historia”.

Pero Allen ya no estaba ahí, Behemo lo había sacado de la caja.

――Behemo estaba ahora en la caja en su lugar.

Parecería que Allen se dirigía hacia los Jardines de los Campos Elíseos. Como los espíritus de los muertos estaban reunidos allí, probablemente fue a conocer a algún conocido de su vida.

El interior de la Black Box era oscuro, pero ante los ojos artificiales de Behemo, no era un gran obstáculo. Después de cambiar su vista al modo de visión nocturna, Behemo encendió fácilmente el interruptor de la Grabadora Akashic.

«Mejor terminaré esto rápido, antes de que “Sickle” regrese.», pensó Behemo y, después de ajustar la Grabadora Akashic a la velocidad más alta, conectó el dispositivo de aprendizaje a su cabeza.

――Los humanos que viven en el Tercer Período.

Quien los creó no fue otro que Behemo.

Él creó lo que se convirtió en la base de los cuerpos de los humanos; su hermana Levia creó lo que se convirtió en la base de sus mentes.

La historia que sus propias obras, los “humanos”, crearon… ¿Qué eventos ocurrieron mientras Behemo “dormía” en la mente de su hermana? … Se suponía que debía aprenderlo a una velocidad increíblemente rápida.

—Ya veo.

Behemo se quitó el dispositivo de la cabeza y dejó escapar un gran suspiro.

La historia del Tercer Período que aprendió, podría decirse que fue en general lo que esperaba, pero también descubrió algunos hechos sorprendentes.

En primer lugar, “Allen Avadonia”… el alma que estuvo aquí hasta no hace mucho tiempo, parecía que fue un príncipe nacido en Lucifenia hacía unos cien años. Aparte de eso, que era un hecho muy interesante en sí mismo, estaba su linaje.

«Sentí que lo había visto en alguna parte… Pero no era eso. Él es “yo”»

Si fuera preciso, era una copia deteriorada de Behemo… un cuerpo reencarnado de él.

Cuando Behemo y Levia fueron sellados previamente en el Reino Mágico de Levianta, los humanos trataron de crear copias de ellos para su uso.

Tal proceso fue llamado “Proyecto Ma”.

El único caso exitoso fueron los “dioses gemelos”, Hänsel y Gretel, eso era lo que Behemo había pensado, pero en realidad había otra persona, no “otro par” de copias que habían nacido.

Fue la candidata Ma para el sexto proyecto posterior, una mujer llamada “Marina Lucif”. Un hombre había ocultado que los niños habían nacido. Sus descendientes más tarde fundaron el Reino de Lucifenia… y luego Allen y su hermana Riliane nacieron.

Ahora hay dos conjuntos de seres en el mundo que tienen las “llaves” para la creación del mundo, y de su desaparición. En ese caso, Behemo tenía una suposición aproximada de por qué “Sickle” puso el alma de Allen a su alcance.

Probablemente esté tratando de controlar el fin del mundo nuevamente. Como cuando usó a Behemo y Levia anteriormente.

«Pero…»

Había algunos puntos que le ponían en duda.

¿Por qué el inusualmente estricto con las reglas “Sickle” cometería un acto que rompería sus propias reglas establecidas, y también, por qué dejaría el alma de Riliane, otra de las “llaves”, estar… Bueno, eso?

«Estará preparando una contramedida para cuando… o posiblemente mi hermana causó algo… Bueno, entonces, no lo sé»

En cualquier caso, Behemo ya no estaba dispuesto a participar activamente en el fin del mundo.

¿Y qué había de su hermana, Levia? Aunque también confirmó su situación actual, parecía haberse convertido en algo bastante interesante, no, molesto.

Era algo a lo que nunca llamaría su hermana. No hay duda de que era un tema de preocupación para “Sickle” por ahora y en el futuro.

«Y ahora… hay diferentes tipos de “seres” que perturban el mundo»

Los Contenedores del Pecado… los que habitan en ellos. Aquellos que alguna vez juraron lealtad a Behemo y su hermana ahora son meras sombras de sus antiguos seres. Pero ahora se han incorporado a las reglas del mundo. “Sickle” probablemente no los ve tan peligrosos.

Y luego está Seth Twiright… Ahora ha caído en el Jardín Infernal, pero ya hay seres en el mundo que se han hecho cargo de su propósito.

Uno de ellos todavía está con su hermana. La que estaba dentro del espacio que la Black Box de Seth creó, esa mujer que había creado un poder anormal llamada Irina. Si bien es cierto que su hermana coexistiendo con esa mujer y la muñeca que actuaba como una fuerza intermediaria era escalofriante, Behemo ya no pensaba en actuar de una manera u otra al respecto y no sentía que tenía que hacerlo. Sin embargo, era necesario mantener la influencia de Seth en el mundo lo más eliminada posible. Si bien no le importaba en lo que se convirtiera la Tierra, no podía soportar el sentimiento que le producía que los humanos, las obras que él mismo creó, se mezclaran con las copias de baja calidad de los humanos que esa horrible máscara creó.

Desafortunadamente, parecía que la sangre de los cuerpos artificiales de Seth, los “Niños Ghoul”, ya se habían mezclado con los humanos.

Aquellos llamados la familia Freezis… también tienen una pizca de sangre humana. Destruirlos sería destruir sus propias obras.

Si bien hubo un momento en el pasado en el que Behemo había estado tratando activamente de destruir a la humanidad, esos sentimientos se habían derretido y desaparecieron antes de que lo supiera durante su sueño.

Pero… de ahora en adelante, quería evitar que los humanos y los niños ghoul se mezclaran nuevamente tanto como fuera posible.

«―― Parece que aún quedan algunos Niños Ghoul»

Parecían haber suspendido esa función por el momento, pero aún existía la posibilidad de que comenzaran a moverse si se les daba un impulso.

Parecía haber una función en esta Black Box para enviar mensajes a la tierra. Aunque esa función se había bloqueado para que Allen no pudiera usarla, debería levantarse inmediatamente para Behemo.

Existía el riesgo de que “Sickle” lo notara temprano si hacía demasiados movimientos llamativos, pero estaría bien si fuera solo para hacer una cosa.

Behemo levantó rápidamente la cerradura y comenzó la función de mensajería.

Simplemente podría enviar un mensaje a cualquier persona en la tierra. ―― Pero eso no era otro. Había algunas condiciones: Que el equipo que puede recibir los mensajes de la Black Box existe, y que no está roto.
Afortunadamente, parecía que la ubicación prevista cumple ambas condiciones.

Behemo comenzó a enviar el mensaje.

Su destino era la tierra en la nación isleña de la región de Evillious, Marlon.

Era para la instalación existente debajo del Castillo Erizo.

Historia Extra-Quinto, Pierrot; Parte 1

Hacía mucho tiempo desde la última vez que vio el Heavenly Yard.

Nacido y criado en el ahora inexistente planeta de Gudnatia, el único lugar para Behemo que podría considerarse un hogar era este.

Al atravesar las puertas del Jardín Infernal, Behemo siguió el camino hasta aquí y se sorprendió por los arrozales dorados que se extendían a un lado. No había tal cosa en el Jardín Celestial que Behemo conocía.

Probablemente fue causa de “él”, quien era amante de la agricultura. Dado que la mayoría del equipo en la instalación de investigación había sido arrojado al Cementerio, había extensos terrenos para cultivar.

Behemo no tenía ningún resentimiento sobre eso en este momento, pero tenía otra cosa de la que preocuparse. Había cosas que quería saber.

El mundo que había debajo del lugar en el que estaba, en el cual estuvo durmiendo, el Tercer Período, ¿qué progreso había logrado? El dispositivo de almacenamiento de la Grabadora Akashic que Behemo alguna vez tuvo en su poder se lo mostraría. Pero incluso tal dispositivo ya debería estar perdido en el Cementerio. Dado que estaba cubierto por la tierra conocida como Evillious, no sería fácil ir directamente al Cementerio. Incluso si pudiera llegar allí con éxito, aún existía la posibilidad de que no pudiera volver aquí otra vez.

No había necesidad de correr el riesgo de ir al Cementerio por ahora.

La Black Box perteneciente a “él” también debía tener una Grabadora Akashic. “Él” seguramente le dejaría tomarla prestada, pensó Behemo. Y dado que “él” actuaba como el Dios del Sol, no era probable que “él” la hubiera tirado.

Afortunadamente, Behemo pudo encontrar la Black Box de inmediato. Estaba flotando audazmente entre los arrozales.

«Bueno, supongo que no había necesidad de ocultarlo».

Solo un número limitado de seres podían llegar hasta aquí. Solo dioses como Behemo y “él” y los muertos del Tercer Período podían seguir el camino a este lugar. Los muertos no podrían operar una súper tecnología como la Black Box y Behemo y Levia habían estado vagando por el mundo hasta ahora. Held podría ya haber ido aquí, pero era aliado de “él” desde el principio.

Cuando se acercó a la Black Box, Behemo escuchó un leve sonido de funcionamiento.

«Lu li la… Lu li la…»

La Black Box parecía estar funcionando bien. La historia del Tercer Período se habría almacenado dentro de él.

Usándola, era posible conocer el pasado y el presente de Evillious.

—… No tengo la llave.

Había una pequeña cerradura en el centro de la caja. A menos que uno insertara la llave allí, no podría abrir la caja.
“Él”, quien debía tenerla, no estaba cerca. Como no sintió su presencia, Behemo pensó que “él” pudo haber ido a Evillious. Pero lo más importante de todo es que no parecía probable que “él” le fuera a prestar la llave sin resistirse.

Aunque se suponía que debía haber un protocolo de encriptación de emergencia para abrir la caja desde adentro, incluso sin una llave, no tenía sentido emplear ese método.

«… ¿Qué tal si lo examino un poco más?»

Behemo decidió intentar cambiar el canal de visión de sus ojos artificiales. Esta era una de sus habilidades especiales.

En este caso, decidió intentar ver a través de la caja. Además de la posibilidad de que hubiera un medio para desbloquearlo por sí mismo del que Behemo no estaba al tanto, también existía el medio de hacer una llave duplicada si podía analizar la estructura del ojo de la cerradura.

«¿Oh?»

Había alguien dentro de la caja… Behemo lo había notado. Aparentemente, era el alma de un muerto.
No sabía por qué “él” había confinado un alma en la caja, pero era conveniente. Si conseguía persuadir con éxito al alma, era posible abrir esa cosa sin gastar un esfuerzo innecesario.

También había una forma de hablar con el alma en la caja que descubrió a través de su poder de visión transparente. Una vez que Behemo presionó el interruptor oculto en la parte inferior, un micrófono inalámbrico para transmitir voz se expulsó.

—¿Hola? ¿Puedes oírme?

Al rato de que Behemo hablara por el micrófono, una voz que salía del mismo micrófono respondió.

—… ¿Sickle?

Parecía ser que el micrófono también servía como altavoz.

No podía decir si el alma del otro lado era hombre o mujer. Como era una voz andrógina, Behemo podía tomarla de cualquier manera.

—No me llamo “Sickle”. ¿Quién es ese tal Sickle?

—… Él es el amo de este lugar.

—Oh, te refieres a “él”. ¿Por qué estás atrapado aquí?

—Ni yo estoy seguro de porqué.

—Podría sacarte de ahí.

—… ¿Cómo es eso? ¿Quién demonios eres?

—Me llamo Behemo. Soy un ex colega del tipo al que llamas Sickle.

Ahí es cuando el otro orador dejó de responder. Sin ninguna reacción, incluso después de esperar un rato, Behemo volvió a hablar desde su micrófono.

—¿Sospechas de mí?

—…

—Bueno, está bien. Primero comencemos por conocernos… ¿Ni siquiera vas a decirme tu nombre?
No hubo respuesta.

«… Eso no te vale, ¿eh?»

En ese caso, tendría que probar otros métodos para abrirla. Cuando Behemo pensó en eso e intentó alejarse de la caja, finalmente hubo una respuesta del alma dentro de ella.

—… Allen. Me llamo Allen Avadonia.

Capítulo Extra-Quinto, Pierrot

Pecados Capitales del Mal: Quinto, Pierrot; Páginas 298-301

–En algún momento, llegó a perderse en un lugar peculiar.

Estaba oscuro y había lava fluyendo por todas partes.

Hombres y mujeres desnudos iban en línea india, caminando silenciosamente en una sola dirección.

Cuando los siguió, finalmente llegó a una puerta enorme.

Allí había una mujer con una máscara.

Se abrió paso entre la fila de personas y avanzó hasta que estuvo frente a ella.

Porque sintió como si hubiera conocido a esa mujer en algún lugar antes.

Ella le dijo:

—Director de la Estrella Oscura de la UEE, Gallerian Marlon. Has ejecutado a innumerables personas inocentes por dinero, ¿no es así?

Él asintió mientras sonreía.

—Oh, sí, tienes toda la razón.

—Un pecador poseído por el “Demonio de la Codicia”… Sería apropiado enviarte al infierno. … Sin embargo, te daré una oportunidad.

—Espera. Antes de eso, ¿quién eres? Es justo dar tu nombre antes de adoptar una actitud tan arrogante con la gente.

La mujer enmascarada se alejó unos pasos de la puerta y dio su nombre:

—Soy la Master of the Hellish Yard, quien juzga a los muertos.

—Ya veo. ¿Así que tú decides a dónde van los muertos? Ya sea en el cielo o en el infierno… Bueno, entonces, ¿cuál es esa oportunidad de la que hablabas?

—El dinero. Entregue toda la fortuna que amasó en vida. Una vez que lo haga, le entregaré un pase al cielo.

—Supongo que sí era cierto que “el dinero es el mejor abogado en el infierno”…

—Tú mismo serás quien decida eso. No queda mucho tiempo. Decide rápido.

No necesitó tiempo. Ya había decidido lo que debía decir.

Le dijo al Master of the Hellish Yard que…

–Fue entonces que abrió los ojos.

Parecía que había estado durmiendo.

Miró a su alrededor.

Estaba en la sala del director dentro del juzgado de la Estrella Oscura de la UEE, donde trabajaba.

No había nadie más en la habitación. En la parte superior del escritorio que tenía ante él había un paquete de documentos relacionados con “Quinto, Pierrot” que había estado leyendo, todavía abierto.

Habían sido escritos hace más de 350 años.

Los cerró y se levantó de su silla.

Llamaron a la puerta de la habitación.

—Director Gallerian, ¿está dentro? Soy yo.

—… ¿Bruno? Muy bien, entra.

Su ayudante Bruno Zero abrió la puerta y entró en la habitación.

—Tengo varias cosas de las que informar.

—Espero que sean buenas noticias.

—Primero, con respecto al teatro… la construcción del “Teatro del Mal” se ha completado sin incidentes. La joven señorita Michelle ya ha sido enviada ahí. Eh, mejor dicho, ahora vive allí, junto con tu colección de “Contenedores del Pecado Capital”.

—Espero que la enfermedad de Michelle mejore al menos un poco al estar rodeada del aire puro del bosque. -¿Qué más?

—Han descubierto al fugitivo Nyoze Octo. Estimamos que actualmente está quedando con su novia en la ciudad de Rolled en Lucifenia.

—Ya veo. Mátalo.

—Comprendido. Entonces… haré que “Número 8” se encargue de ello. Después de todo, es nuestra asesina más hábil en Equipo de Maniobras Especiales de la Oficina de la Estrella Oscura, “PN”.

Al decir eso, la frente de Bruno pareció arquearse levemente.

—Te dejo la selección de personal. Estoy bastante ocupado haciendo los preparativos para mi próximo juicio. Una vez que termine, cenaré con “Ma”. Ah, espera. Ya cerré ese restaurante, ¿no? Me pregunto adónde deberíamos ir esta noche.

—… Hay un buen restaurante en Calgaround en la Meseta Merrigod. Haré una reserva.

—Eso está un poco lejos. Ah, bueno. Supongo que no me importaría mirar las flores de la meseta mientras como.

—Ese es el informe completo. Bueno, me despido.

Bruno se volvió hacia la puerta y comenzó a salir.

—-Espera, Bruno. —Gallerian le llamó de vuelta.

—… ¿Qué ocurre?

—¿Me estás ocultando algo?

—… Acababa de razonar que no valía la pena molestarlo por eso, Director. Verás, es bastante insignificante.

—-Bien, de acuerdo. Confío en ti. … Siempre y cuando no estés buscando volverte en mi contra.

—… Si me disculpas.

Bruno salió de la habitación.

Hay tiempos pacíficos y batallas en todas las épocas.

Continúan repitiéndose, hasta que finalmente…

El mundo se acerca gradualmente a su conclusión.

El karma del “mal” no terminará.