Colaboración || Renrianu Theater

92357120_104453054559203_2743722076161441792_n

¡Buenos días a todos! Espero que estén sanos y felices.

Hoy quería anunciarles una gran noticia para esta página, y es, como habréis averiguado por el titulo de esta misma entrada, ¡una colaboración con la página Renrianu Theater!

¿Eh? ¿Que qué página es Renrianu Theather? Pues, como podéis ver al visitar el link que os dejo, es una joven página de facebook de traducciones de Evillious del japonés. Así es, ¡más traducciones de Evillious al español!

Y… ¿en qué consiste esta colaboración? Bueno, fácil, dada la dificultad de este mi blog para traer material de Evillious del japonés, Renrianu ha aceptado esta alianza en la que yo mismo puedo publicar sus traducciones en mi página. Esto, por supuesto, no es de gratis. Yo, al igual que Dark, estamos estrechamente involucrados en el trabajo que está llevando a cabo Renrianu, no solo aconsejando (e incluso dando apoyo moral :p) si no también editando, corrigiendo texto, y creando material PDF.

Esto no significará que tanto yo, Kopo, como Dark dejemos de hacer nuestras traducciones, por supuesto. Cada uno seguirá haciendo su trabajo y seguiremos trayendo material propio. Pero no realizaremos/traduciremos de vuelta del material que Renrianu haya traducido, pues ya estará publicado en este blog, dada la alianza.

¡Muchas gracias a los componentes de Renrianu Theather!

Y ustedes, queridos lectores, esperen pronto sorpresitas en el blog ;D.

Extractos de la 61ª Edición del Periódico Schuburg. 14 de Octubre del Año 609

Gift de la Princesa que Trajo el Sueño, páginas 161-162

¿¡La diva Rin Chan secuestrada!? – Su tutor, el señor Corpa, asesinado

El Sr. Ton Corpa, un comerciante residente en Rolled, República de Lucifenia, fue descubierto muerto en su propia casa por sus sirvientes el 6 de octubre.

El Sr. Corpa tenía una herida profunda en la espalda, que se cree que fue el golpe fatal. Los planes de la Policía Mundial siguen adelante con su investigación del caso de asesinato.

El hombre es conocido por ser el tutor de Rin Chan, la famosa cantante.

Rin Chan desapareció el 6 de este mes. Por esa razón, la Policía Mundial había estado sugiriendo en un principio que era posible que ella hubiera matado al Sr. Corpa, sin embargo, los sirvientes antes mencionados también habían sido testigos de que alguien se la llevó ese mismo día.

La Policía Mundial ahora está viendo si el culpable había matado al Sr. Corpa con el propósito de secuestrar a Rin Chan.

Tienen noticias de que el criminal se habría escapado a Elphegort. La Policía Mundial está llamando a todas partes para que la gente de la nación proporcione toda la información que pueda.

En caso de encontrar a alguien que se parezca al culpable o a Rin Chan, llévelo a la división Elphegort de la Policía Mundial o a la Comisaría de Policía Mundial más cercana.

Recordando al Marqués Blankeheim: un artículo sobre Kaspar Blankenheim (I)

Al recordar al marqués Kaspar Blankenheim, el señor recientemente fallecido de Toragay, deseo recordar los logros de su vida y sustento en tres entregas separadas.

Sir Kaspar nació el 30 de agosto del año 588, como el hijo mayor de Karl Blankenheim.

[el resto es omitido]

Capítulo d

Gift de la Princesa que Trajo el Sueño, páginas 159-160

Hoy tampoco pude dormir. Kaspar se durmió. Mi padre también durmió. Pero todavía no he dormido. Kaspar se liberó de sus preocupaciones. Mi padre también se liberó de sus preocupaciones. Pero todavía tengo que seguir preocupándome por un tiempo. Kaspar estaba preocupado por su trabajo. No sé específicamente de qué se preocupaba. Sin embargo, lo escuché discutir con Elluka. “El mercado negro”, “monopolio”, “traición”, “Segundo”, “Père Noël”, les escuché decir palabras como esas al otro lado de la puerta. Cuando terminó la discusión, cuando se iba, Elluka me la dio. Una muñeca. No, eso no. No era la muñeca. Recibí la muñeca mucho antes. ¿Verdad? No hay ninguna muñeca en ninguna parte de esta casa. ¿Recibí una muñeca en primer lugar? Tal vez no. Quizás estaba equivocada. No hay una muñeca por aquí. En cualquier caso, lo que recibí entonces fue otra cosa. Gracias a ella pude hacer mi maravilloso regalo para Kaspar. Estuve toda la noche haciendo su regalo. Aunque no puedo dormir, así que me quedo despierta todas las noches. Sí. El día de su cumpleaños, le di a Kaspar mi regalo. Lo mezclé con mermelada de Trauben y se lo di. Incluso Eleanor se comió la mermelada de Trauben. Bueno, eso estuvo bien. Es bueno compartir. Kaspar se durmió. Y cuando lo hizo, Eleanor también durmió. Pero no puedo dormir. Después de un rato, mi padre empezó a preocuparse. Cuando cenamos juntos, dijo: “Ya no deberías estar involucrada con Santa Claus”. Dijo: “Esa mujer es demasiado peligrosa”. ¿Quién es Santa Claus? ¿Quién es la mujer a la que se refiere? Sería Elluka. ¿Por qué mi padre diría tal cosa? Estoy segura de que se había encariñado mucho con Elluka. Pero él no me ha dicho nada, así que lo dijo para intentar que me apartara de ella. Mi padre es lamentable. Preocuparse hasta el punto de no poder dormir es lamentable. Así que también le di mi regalo a mi padre. Lo mezclé con mermelada de Trauben y se lo di. Mi padre durmió. Escuché que es un sueño superficial, pero creo que dentro de poco caerá en uno profundo. Pero no he dormido. ¿Qué debo hacer para dormir? Tengo que sacar más provecho de mi regalo. El regalo aún no está completo. Todavía tengo mucho de lo que Elluka me dio. Tengo un montón donde nadie lo encontrará. Como tengo tanto, debo terminar mi regalo. ¿A quién debo dárselo? Kaspar se durmió. Mi padre también durmió. Se lo daré a esos niños a continuación. Para que puedan disfrutar plenamente de su agradable siesta. Sin embargo, ¿de dónde salió esa muñeca?

Capítulo 4 — La Viuda, la Medicina y el Veneno; Escena 4

Gift de la Princesa que Trajo el Sueño, páginas 154-158

Era medianoche de ese mismo día. Después de caminar por toda la ciudad durante todo el día, Hanne estaba durmiendo profundamente.

Fue una noche tranquila. Eso era normal en esta ciudad. En un lugar como Toragay, con pocas diversiones, casi no había gente que deambulara en medio de la noche.

–Pero ese silencio terminó por romperse en un instante.

Ella no sabía cómo caracterizar ese sonido.

No podía decir si era un “¡Shhpum!”, “¡Crack!”, o “¡Ka-bum!”

En cualquier caso, estaba segura de que era increíblemente ruidoso. El descanso de Hanne se vio trágicamente perturbado por ello.

—… ¿Qué ocurre?

Con ojos somnolientos, Hanne miró por reflejo por la ventana. De ahí era de donde había oído el sonido que venía.

Algo brillaba intensamente al otro lado del vidrio esmerilado. Era de noche, sin duda, pero esa zona de allí estaba tan brillante como el día.

La luz se hizo más grande gradualmente, hasta que finalmente ocupó toda la ventana; luego, Hanne, habiendo inferido ya que era algo peligroso, se cubrió junto a la cama.

–¡Algo venía!

Otro ruido explosivo.

La luz se lanzó hacia la ventana y rompió el vidrio en pedazos. Hanne salió de la habitación, protegiéndose de los fragmentos voladores.

Brigitta aparentemente había notado el ruido y estaba subiendo lentamente las escaleras cuando murmuró, despreocupada:

—Creo que es un poco temprano para la temporada de festivales.

—¿Son los festivales en Toragay realmente tan extremos? Nunca he oído hablar de un festival que dispare fuegos artificiales donde la gente intenta dormir .

—Yo tampoco… Dios mío, están siendo bastante llamativos con esto. —Brigitta se asomó a la habitación en la que Hanne había estado durmiendo y lanzó un suspiro.

—Creo que alguien está atacando la posada. Vamos a salir de aquí.

—Dices eso, pero ¿a dónde iríamos? No podemos usar la puerta de entrada.

Un ruido terrible se escuchó desde la entrada. Sonaba como si alguien estuviera tratando de romper la puerta.

—Entonces, vayamos al ático por ahora. Nos esconderemos allí y esperaremos al intruso.

—Supongo que no hay otro recurso para mujeres débiles como nosotras… ¡Honestamente, de todas las veces para que ese idiota mío esté fuera!

Hanne y Brigitta avanzaron hacia el interior del segundo piso y subieron usando la escalera de madera que conducía al ático.

Conteniendo la respiración en silencio en un ático adornado con telarañas, escucharon el sonido de una puerta rompiéndose desde abajo.

Y luego se oyeron pasos subiendo las escaleras. No parecía mucha gente, probablemente solo una persona.

Por el sonido, el dueño de los pasos fue revisando cada habitación en el segundo piso una por una. Después de ver que no había nadie allí, la persona gritó:

—¡Sal, tranquila! ¡Sé que Rin Chan ha sido traído aquí!

Era la voz de una mujer joven. Brigitta se acercó a Hanne y le susurró en voz baja:

—… Tu nombre no era Rin Chan, ¿verdad?

—No. Mi nombre es Hanne Lorre.

—Así es. Bueno, esta chica debe haber venido aquí por algún malentendido.

—Sí… Parece que es así.

Hanne se puso de pie, luciendo un poco incómoda, y luego miró hacia la escalera que conducía hacia abajo.

—Hey, ¿qué vas a hacer, Hanne?

—Voy a bajar para detenerla. … Y eh… me disculparé por esto ahora mismo. Lo siento mucho.

—¿? ¿Por qué te estás disculpando?

—Es… Lo explicaré más tarde.

Cuando escuchó el grito de la intrusa, Hanne supo de inmediato…

–La verdadera identidad de la dueña de esa voz.

En el momento en que Hanne regresó al segundo piso usando la escalera, la dueña de la voz le apuntó con su arma.

—Detente.

Su pelo era corto y verde, y el uniforme que vestía pertenecía a la Policía Mundial.

—Ah… —Hanne suspiró, sosteniendo ambas manos en el aire.

—¿¡…!?

Así que finalmente, parecía que la otra mujer también se había dado cuenta.

—¿Qué…? ¿Por qué estás… en un lugar como este? —Ella bajó su arma, permaneciendo inmóvil con una expresión de desconcierto.

—Esa es mi linea. … ¿Qué crees que estás haciendo?

—Estaba… persiguiendo al secuestrador de Rin Chan… hacía aquí.

—No recuerdo haber hecho ningún secuestro.

—… Cierto.

—Hah…

Hanne dejó escapar otro gran suspiro.

Este se había convertido en todo un reencuentro con su “hermana menor”, ​​Heidamarie.

Capítulo 4 — La Viuda, la Medicina y el Veneno; Escena 3

Gift de la Princesa que Trajo el Sueño, páginas 139-153

Si se remonta a las raíces de los que dirigían farmacias en Elphegort, en la mayoría de los casos se encontraría que nacían de las personas llamadas “chamanes”. Se decía que muchos de esos chamanes habían sido devotos del gran dios de la tierra Held, y que bordada en las túnicas que vestían había una gran insignia de árbol modelada a partir de la forma de Held.

El propietario original de la farmacia La Bula aparentemente había sido uno de esos chamanes, y en la esquina de la tienda colgaba un tapiz que mostraba la insignia del árbol.

—Chamanes o farmacéuticos, el nombre podría haber cambiado, pero lo que hacemos no es tan diferente —murmuró el propietario de la farmacia, Egmont—. Lo que es diferente es que tengo que unirme al sindicato para obtener una licencia de comerciante y pagar impuestos. … Ah, y supongo que también las restricciones en la venta de venenos.

Hanne preguntó qué restricciones en particular.

Egmont le mostró un cuaderno que tenía a mano.

—Al comprar sustancias venenosas, siempre se debe registrar el nombre y estado en este libro mayor. Si se escribiese un nombre falso, podrían someterme a regulaciones penales. Y luego, no puedo venderlos a personas que no sean mayores de edad o prostitutas.

—¿Qué tipo de gente ha estado comprando veneno últimamente?

—Como dice allí, casi todos han sido cazadores. Los usan para hacer trampas y flechas envenenadas para atrapar presas. Y luego están los agricultores con ganado. A veces los compran para ayudar a sacrificar animales que se han visto afectados por dolencias particularmente desagradables.

—¿Qué pasa con los médicos?

—¿Como el Dr. Felix? Por supuesto que compra algunos venenos. Para usar en su investigación o para sacrificar a pacientes desesperados. Pero no hay registros de que haya realizado compras durante casi un año… Y ahora él mismo se ha enfermado, aunque espero que de todos modos pueda recuperarse por completo. Si muere, mi negocio estará en riesgo.

Egmont suspiró. Parecía natural que el cliente más importante de una farmacia fueran los médicos. Perder a Marx, el único médico de la ciudad, tendría una gran influencia en él.

—Quería preguntarle si la hija del Dr. Félix también compra medicamentos aquí.

—¿Te refieres a la pequeña Margarita? Sí, compra aquí desde siempre. Naturalmente, su negocio es apreciado, pero… —dijo Egmont, y luego suspiró de nuevo.

—¿Hay algo mal?

—No, es solo que no compra medicamentos, compra ingredientes para los mismo. Ella dice que los mezcla por su cuenta. Aunque podría hacerlo bien comprando el producto terminado… No importa cuántas veces se lo diga, ella no escucha.

—¿Puede alguien que no sea farmacéutico mezclar fármacos en primer lugar?

—Ella tiene una licencia médica por el momento. No hay problema con que ella misma mezcle sus medicamentos. No es un crimen mientras no venda lo que hace a nadie más. Al menos según las leyes de Elphegort. Escuché que las cosas son un poco más estrictas en Beelzenia.

Eso significaba que era legal fabricar medicamentos para usar entre amigos y familiares como lo hizo Margarita.

—¿Por qué ella misma mezcla los medicamentos?

—Eso es lo que me gustaría saber. … Bueno, no es como si no pudiera pensar en una sola razón.

—¿Cuál podría ser?

—… Esto es solo una suposición, pero… podría ser que ella quiera curar su enfermedad —dijo Egmont en voz baja.

—¿Su enfermedad?

—Sí, bueno, ella no puede dormir, ¿verdad? Creo que está tratando de hacer un medicamento que lo cure, algo que le permita dormir. Hay muchas cosas con ese propósito en los ingredientes que compra.

—¿Como… la Rosa Greeonianas de la Meseta?

Hanne adelantó el nombre de la flor que la alcaldesa le había mostrado en Calgaround.

Pero Egmont negó con la cabeza, sorprendido.

—¡Eso no es tanto un somnífero como un veneno! No puedo venderle eso a Margarita. Ella todavía tiene dieciséis años. Lo dije antes, pero no puedo vender veneno a alguien que no sea mayor de edad. Ni siquiera trato con bienes valiosos como la Rosa Greeoniana de la Meseta en primer lugar.

—¿Hay algún lugar en Toragay donde se pueda comprar?

—No —respondió Egmont rotundamente—. Esta es la única farmacia en Toragay. Si realmente quieres una Rosa Greeoniana de la Meseta… Mmm, puede que vendan en Aceid.

—… Escuché que una mujer que se hacía llamar “hechicera” había estado yendo y viniendo en Toragay últimamente. ¿Se ha hablado de que ella venda o dé medicamentos o venenos a alguien?

—Hechicera… Ah, sí, había alguien así aquí. Una mujer espeluznante que usaba capucha por la tarde. Ella era una socia del Marqués Blankenheim, por lo que nadie dijo nada. Me sorprendió mucho cuando la policía mundial dijo que era una criminal terrible, después de la muerte del marqués, aunque tenía mucho sentido. El marqués podría haber sido asesinado por ella, en realidad. … Er, la conversación se ha alejado un poco de mí. ¿Medicamentos y veneno? No he escuchado nada sobre eso. Si lo hubiera, no me habría quedado callado al respecto.

—¿Se la ha visto merodeando por algún otro lugar que no sea el marqués?

—¿Qué? ¿Estás buscando a esta mujer? La gente dejó de verla hace mucho tiempo, así que estoy bastante seguro de que se fue de la ciudad. En cuanto a estar en cualquier lugar… En realidad, ahora que lo mencionas…

Parecía que Egmont había recordado algo.

Hizo girar su dedo índice en un gesto sinuoso junto a su cabeza, como para rastrear su memoria, y luego, después de un momento de pensarlo, respondió:

—La vi caminar con Margarita una vez. Dijeron que iban al Instituto de Caridad. Pero eso fue hace varios meses.

—El Instituto de Caridad… Comprendo. Muchas gracias.

—Oye, oye, ¿ya te vas? Mientras esté aquí, debe comprar algo. Parece que está bastante cansada. Mima tus hermosos rasgos. -¿Qué tal esto? ¡Si bebes este jarabe, tu cansancio volará hasta el Jardín Infernal!

—… Está bien, me quedo con uno.

Hanne cedió a las insinuaciones de Egmont y, un poco a regañadientes, decidió comprar su tónico.

—¡Gracias por la compra! ¡Eso son 50 Evs!

«¡Eso es caro!»

Ese era el mismo precio que pasar la noche en una posada de lujo en Aceid.

—¿Esto realmente funciona?

—¡Sí! ¡Lo garantizo! Lo bebí yo mismo antes, pero me puso con una situación bastante grande, ¡principalmente en la mitad inferior de mi cuerpo! Gahaha.

Haciendo caso omiso de la broma grosera del farmacéutico, Hanne tomó la botella con el líquido blanco turbio dentro y salió de la tienda.

Mientras se dirigía al instituto de caridad, Hanne abrió la tapa del sospechoso jarabe y se la puso en la boca.

«… ¡Eugh!»

Incluso si no tenía mucho interés en comer y beber, eso no significaba que no entendiera el sabor.

Las cosas amargas eran amargas, después de todo.

«… Será mejor que ese farmacéutico esté preparado para sufrir si esto no me beneficia.»

Cuando visitó el Instituto de Caridad, una mujer con un aire de bondad similar a una madre divina vino a saludarla.

—¿Tiene algún negocio aquí, señora?

Dado que le habían preguntado, Hanne decidió responder cortésmente de la misma manera.

—¡SÍ! ¡Yo! ¡Soy! ¡Hanne! ¡Lorre! ¡Del! ¡PERIÓDICO SCHUBURG!

—Oh, eres extremadamente enérgica, ¿eh? Un periódico, dices… ¿Estás escribiendo una historia sobre nosotros?

—¡Eso! ¡Es! ¡CORRECTO!

—Muy bien, eres bienvenida aquí. Por favor entra.

—¡MUCHAS GRACIAS!

–La medicina parecía estar funcionando demasiado bien. Había adquirido más energía, pero tenía la sensación de que eso conllevaba sus propios problemas.

Hanne trató de recuperar su presencia de ánimo tanto como le fue posible y entró al instituto de caridad junto a la mujer.

—Ahora mismo los niños están durmiendo la siesta. Así que le agradecería que intentara hablar lo más silenciosamente posibl …

—¡BIEN! … Lo haré.

Como dijo la mujer, al otro lado de una puerta abierta pudo ver a varios niños pequeños acostados en catres. Presumiblemente, todos ellos eran huérfanos.

La mayoría de las ciudades tenían orfanatos como este. La mayoría de ellos fueron establecidos por las Hermanas de Clarith, y este Instituto de Caridad era uno de ellos.

—Por supuesto, durante su fundación recibimos una gran cantidad de donaciones de muchas personas. El que más contribuyó fue el Dr. Félix. Siempre estaremos en deuda con él. … Qué tragedia que se haya ido como lo ha hecho —dijo la mujer que, aparentemente, era la directora del Instituto de Caridad, Rita Flohn, con expresión triste.

Rita originalmente había sido partera y por eso conocía al doctor Marx desde hacía mucho tiempo.

—Yo también ayudé a traer a Margarita al mundo cuando nació. … Me siento mal por ella. Desde el momento en que nació ha sufrido tantas dificultades y, además, su padre…

—¡ESPERA! … ¿Pasó algo cuando nació?

—Estuvo lloviendo ese día. La esposa del Dr. Félix, la madre de Margarita, se dio cuenta de que estaba entrando en parto, y él y yo estábamos allí para presenciarlo… Todo iba bien. Pero fue entonces cuando sucedió lo impensable.

Rita continuó hablando, mirando al cielo desde la ventana.

—Un rayo cayó cerca de la casa. Quizás podría llamarlo afortunado porque no golpeó directamente la mansión del Dr. Felix, pero ese no fue el caso en absoluto para su esposa. Su condición sufrió un cambio drástico inmediatamente después de ese rayo. … Cuando el bebé de alguna manera nació, su madre ya estaba muerta. Y ese bebé no lloraba, ni respiraba.

—Y con ese bebé, te refieres a Margarita, ¿verdad?

—Sí. En ese momento pensé que tanto la madre como el niño no podían salvarse. Solo podía quedarme allí en un estupor, sosteniendo al bebé silencioso en mis brazos, el Dr. Félix abrazaba a su esposa y sollozaba. Pero entonces, ocurrió un milagro.

Esta vez, Rita se acercó a una pequeña capilla que estaba cerca. Había un cajón en la capilla, y de allí sacó un objeto rojo parecido a una tela.

—… ¿Qué es? —preguntó Hanne.

Rita entregó el artículo sin decir palabra. No era una simple tela. Cuando miró más de cerca, pudo ver que tenía algo como una piel de gato que crecía densamente por todas partes. La piel era del mismo color rojo que la tela.

—Alguien entró de repente en la mansión, una mujer extraña que vestía una bata con capucha y un gato de peluche degastado en su hombro. Silenciosamente puso una mano sobre el bebé y luego se fue inmediatamente. Cuando lo hizo, ¡he aquí! ¡El bebé que había creído muerto comenzó a llorar tan fuerte como pudo! —Justo cuando Rita comenzó a gritar, el sonido de los niños quejándose se hizo audible desde el interior de la habitación. Se apresuró a ir hacia ellos y regresó después de calmarlos.

—… Lo siento, me dejé llevar un poco. Creo que esa mujer era una mensajera de los dioses. Que los dioses se apiadaron de la pobre Margarita. El hecho de que no pueda dormir también es probablemente algún tipo de favor divino.

—¿Tuvo Margarita alguna anomalía después de eso? … Aparte de estar insomne.

—Ninguna. Creció rápida y sanamente, como si lo que sucedió cuando nació fuera solo un sueño. Al principio, el Dr. Félix estudió mucho su insomnio, pero terminó por renunciar a ello. Ella no parecía tener ningún problema de salud, por lo que pensó que lo dejaría así.

—¿El Dr. Félix adoraba a Margarita?

—Ella era un recuerdo que la esposa que amaba dejó atrás, así que por supuesto que lo hizo. Quería hacerla lo más feliz posible. Ahí entra el anterior Marqués Blankenheim, con quien ya tenía conexiones sociales, el padre de Lord Kaspar, quiero decir. Con frecuencia lo visitaba con Margarita y conocía a Lord Kaspar y Margarita. Anticipó que los dos se casarían algún día. Hay personas en la sociedad que dicen que el Dr. Félix los involucró entre ellos por su propia influencia, pero no lo creo en absoluto. Creo que hasta el final todo lo que hizo fue por la felicidad de Margarita.

Entre su idea y los rumores de la sociedad, ¿cuál era la verdad? Hanne no tenía forma de saberlo. Al final, eso era algo que tendría que preguntarle al propio Marx. Por otro lado, incluso si él se despertaba y ella podía hablar con él, eso no significaba necesariamente que lo que le había dicho sería la verdad. No había un padre vivo que se alegrara de admitir que solo habían utilizado a su propio hijo como un medio para lograr un fin.

—Por supuesto… no puedo decir si hizo a Margarita realmente feliz —murmuró Rita. Sus ojos parecían tener un leve destello de ira en ellos—. Lord Kaspar… No, prescindiré de los honoríficos con él. Para hablar sin rodeos, ese hombre era el más bajo de los bajos. Basura. Pasando todo su tiempo jugando y recogiendo a otras mujeres todos los días mientras tenía una esposa como Margarita cerca, lo diré de nuevo, ese bastardo era una absoluta basura.

Mientras despotricaba, hizo un movimiento como si fuera a golpear con el puño el escritorio frente a ella, pero, pareciendo recordar de nuevo a los niños dormidos, bajó el puño en silencio.

Parecía que, contrariamente a la impresión inicial de Hanne, era una persona inesperadamente tumultuosa emocionalmente.

—Oh… señorita Rita. Por favor, cálmese.

Mientras trataba de apaciguar a la mujer sobreexcitada, Hanne, que estaba animada por la medicina que había tomado, estaba extremadamente tranquila.

—Lamentablemente, Margarita es una chica con un corazón muy bondadoso… ¡Se hizo amiga de una de las amantes de Kaspar y terminó por traerla aquí a este instituto! Honestamente, esa pobrecita…

Esta vez parecía que iba a empezar a llorar.

«… Qué molestia es esta señora.»

Hanne estaba un poco molesta, pero aun así tenía que seguir hablando con ella. Quería preguntar un poco más sobre esa “amante” que trajo Margarita.

—¿Qué estaban haciendo aquí?

—Aparentemente vino aquí para ayudar a Margarita. Aunque me pareció que ella vino con cierta desgana. Al final, fue Margarita quien cocinó y sirvió la comida a los niños, y la mujer simplemente se fue sin hacer nada. Ella era rara. Llevaba una bata y casi no decía nada.

—Esa mujer… ¿Era realmente la amante de Lord Kaspar?

—¡Obviamente! ¡Llevaba ropa de un rojo oscuro tan desagradable! ¡Solo una libertina usaría algo así!

Eso parecía un poco prejuicioso por su parte. Hablando de ropa roja, la alcaldesa de Calgaround se había vestido así, pero Hanne no tenía ese tipo de imagen mental sobre ella en absoluto.

Sumando eso a lo que le había dicho el farmacéutico, la “amante” que había traído Margarita era sin duda la hechicera que había estado buscando.

«Hechicera, ¿eh…?»

Había una cosa que despertó el interés de Hanne. La “mensajera de los dioses” que supuestamente resucitó a la bebé Margarita de la muerte. Suponiendo que Rita no hubiera estado alucinando, entonces eso debía haber sido obra de una “hechicera”.

—Señorita Rita. Esta amant … ¿Es posible que tenga algún parecido con la “mensajera de los dioses” que apareció cuando nació Margarita, o tal vez…

—¿¡Qué estás diciendo!? ¡Eso es imposible! Esa mujer y la mensajera no tienen nada en común… Bueno, tal vez… ella era un poco… ¡No! ¡Definitivamente eran diferentes! Sus características podrían haber sido un poco similares, ¡pero definitivamente eran personas diferentes!

—Si sigues gritando así, volverás a despertar a los niños.

—¡Está bien! ¡De todos modos, la siesta casi ha terminado!

—Ya veo … En cualquier caso, ¿estás segura de que los dos no son la misma persona?

—Sí. ¡Lo juro por Dios! … Ah, ahora que lo pienso, esa señora vino aquí en otra ocasión. Entonces estaba sola.

Según Rita, eso fue hace unos tres meses.

—Me preguntó si había una posada por aquí. Según recuerdo… fue entonces cuando… el señor… Kaspar fue a Aceid con Margarita para asistir a la celebración del cumpleaños del Rey. Al parecer, esa mujer había venido aquí sabiendo que el marqués y su esposa estaban fuera de la ciudad. Por lo general, podría haberle ofrecido que se quedara aquí, pero no pude evitar odiarla. Así que sugerí una posada diferente.

—¿Dónde sería eso?

—Uhrm, déjame pensar…

Era la posada en la que se había alojado Hanne cuando llegó por primera vez a Toragay hacía un mes y medio. Había utilizado esa posada cada vez que se alojaba en Toragay desde entonces. Las tarifas estaban bien y la dueña no era tan mala. El hijo de la dueña era un hombre sensato que trabajaba como cochero y cartero.

Hanne estaba frente a esa posada. No había vuelto a pasar la noche ahora que el día se estaba haciendo largo. Ella estaba allí porque, inesperadamente, era el próximo destino de su cobertura.

Un carruaje se acercó. El hijo de la dueña de la posada lo conducía. Cuando vio a Hanne allí, detuvo el carruaje y gritó con buen humor:

—Bienvenida de nuevo, señorita Hanne. ¿Te va bien en tu trabajo?

—Regular. ¿Has terminado de trabajar por hoy?

—No, todavía me falta un poco. Tengo que llevar a algunos invitados a la estación de verificación de Kihel.

Como dijo, había clientes sentados en el maletero. Desde la ventana podía ver dos cabezas. Sus rostros no eran visibles, pero por sus alturas parecía que ambos eran niños.

—Te estaré observando. Si tiene algún otro asunto para mí, no dude en llamarme.

Diciendo eso, tiró de las riendas. El carruaje partió y siguió su camino por la carretera principal.

Hanne abrió la puerta de la posada. Parecía que la anciana que lo dirigía estaba en medio de preparar la cena, y el agradable olor a sopa de cebolla flotaba por la entrada.

—¡Señora Brigitta!

Hanne se asomó a la cocina y gritó el nombre de la mujer.

Frente a una olla con sopa dentro, Brigitta respondió sin volverse hacia Hanne.

— Bienvenida de nuevo. Llegas temprano hoy. Tendré la cena lista en un momento, así que deberías esperar arriba hasta entonces. Te llamaré cuando esté terminado.

—Ah, en realidad tengo algo de lo que quiero hablar… Pero pareces ocupada, así que puede esperar.

Brigitta se dio la vuelta. Tenía una expresión de disgusto, pero era siempre la misma. Ese era solo su rostro habitual.

—No me importa. Todo lo que tengo que hacer ahora es esperar a que termine de cocinarse.

—¿Oh, sí? Bueno, entonces se trata de una clienta que se quedó con ella hace un tiempo… ¿Conoces el nombre “Elluka Clockworker”?

—No lo recuerdo.

—Escuché que una mujer vestida de rojo con capucha se había quedado aquí antes…

—Ah, ahora que lo mencionas, tuve un cliente así. Creo que pasó la noche hace unos tres meses. Ella usó la habitación contigua a la que tienes ahora.

—¿Había algo extraño en esta persona?

—No, en realidad no. Sin embargo, se comió toda la comida que le di y apenas dijo una palabra. Pensando en eso ahora, se olvidó de algo aquí.

—¿El qué?

—Algún tipo de líquido extraño. Pensé que era salsa de tomate o algo así. Pero ha pasado tanto tiempo desde entonces que probablemente ya se halla caducado.

—¿Todavía lo guardas aquí?

—Lo puse en nuestro almacén. Está a la izquierda cuando entras. Si quieres verlo, ve a buscarlo tú misma.

—Voy. Muchas gracias.

Hanne salió de la cocina y se dirigió al almacén que estaba justo al lado. Cuando miró a la izquierda, allí, en el estante, había una pequeña botella de vidrio. Estaba lleno de líquido rojo.

Tomó la botella en la mano, abrió la tapa y la olió. No olía como si estuviera podrido, pero tenía algún otro olor. Era un poco como hierro oxidado.

«–Espero que esto sea una pista.»

Era una de las pertenencias personales de la hechicera. Por el bien de la investigación, si pudiera encontrar rastros de algún tipo de toxina, entonces corroboraría la idea de que la hechicera le había dado veneno a Margarita.

«Bueno, entonces, ¿quién debería examinar esto?»

Si quería hacerlo rápidamente, Egmont en la farmacia de la ciudad haría el trabajo. Sin embargo, si quería hacer un buen trabajo, quizá sería mejor consultar a un especialista en el campo: Puerick Rogzé.

Era demasiado tarde para ir a cualquiera de ellos. Al día siguiente llevaría ese líquido a uno de ellos y les pediría que revisaran su composición.

Podía oír a Brigitta llamar desde la cocina. Al parecer, la cena estaba lista.

Hanne no se preocupaba mucho por sus comidas. Pero tampoco era como si ella no tuviera hambre.

Capítulo 4 — La Viuda, la Medicina y el Veneno; Escena 2

Gift de la Princesa que Trajo el Sueño, páginas 115-139

La mansión apenas había cambiado un poco desde que se descubrió la muerte de Kaspar aproximadamente un mes antes. A pesar de que no había sirvientes, las plantas del jardín estaban bien cuidadas. Tal vez llamaban a un jardinero cuando lo necesitaban…

Con esos pensamientos ociosos pasando por su mente, Hanne tocó el timbre.

Esta vez alguien salió inmediatamente. Naturalmente, fue la propia Margarita. Después de todo, era la única que vivía allí.

—Oh, eres tú…

Margarita se quedó allí con el pomo de la puerta en su mano y una expresión de desconcierto en su rostro. En una segunda mirada, tenía una belleza madura y una adoración infantil en sus rasgos. Sorprendentemente, aunque esas no eran dos cosas que iban juntas muy a menudo, Margarita se veía bien con las dos al mismo tiempo.

—Eres como una muñequita —soltó Hanne sin pensar.

Al ser llamada así, el rostro de Margarita se iluminó de inmediato. Tal vez pensó que era un elogio. Lo había sido, en verdad, pero las personas que sonreían con tanta franqueza y sencillez eran pocas y distantes entre sí.

Bueno, supongo que ella preferiría eso a alguien que se vuelve extrañamente humilde al respecto.

Era bueno ser honesto. La propia Hanne había sido así, pero a medida que crecía se había vuelto más consciente de cómo se presentaba a sí misma, y ​​las veces que mentía habían aumentado considerablemente. Ser capaz de vivir siendo sincero y sin vergüenza de uno mismo era lo mejor, en su opinión.

Por supuesto, era demasiado pronto para juzgar solo por esto si la mujer que tenía ante ella era una persona honesta o no.

—Lo siento, fue un poco extraño decirlo justo cuando nos acabamos de conocer… yo… mi nombre es Hanne Lorre, soy del periódico Schuburg.

Después de decir eso, continuó disculpándose por su comportamiento en el funeral de Kaspar.

—Ah…

Margarita se estaba quedando en blanco. Parecía que no recordaba mucho a Hanne. Extraño; no hubiera esperado que lo olvidara, considerando que la habían echado por una risa tan llamativa.

—Bueno, de todos modos, por favor entra.

Margarita recibió a Hanne sin la menor señal de disgusto. Había muchas personas como su padre que mostraban rechazo hacia quienes tenían el título de “reportera de un periódico”, pero aparentemente Margarita no era una de esas personas.

Hanne propuso su recopilación de información con el pretexto de querer escribir un artículo especial en memoria del difunto Marqués Blankenheim, y Margarita estuvo de acuerdo calurosamente.

Era un lugar bastante vacío, sin decoración llamativa. En la habitación de Margarita, con piso de alfombra roja, no había nada fuera de un sofá, una cama y una estantería con varios libros encima.

—Está un poco vacío, ¿no?

Margarita sonrió con desdén.

—Solía ​​tener muchas cosas. Todos se han vendido.

—¿Vendido?

—Sí. Incluso toda mi vajilla favorita. Vaso, cuchara… Desearía haberme aferrado a mis espejos al menos. Hace que sea más difícil maquillarme.

Probablemente había sido para ganar dinero para el disfrute de Kaspar. Incluso después de que su situación financiera subió, no se había molestado en comprar nada de nuevo.

—¿No estabas enfadada porque te hiciera hacer algo así? —preguntó Hanne.

—¿Enfadada? ¿Por qué lo estaría?

—Porque-

—No tengo nada de qué enfadarme. Cuando hice eso, Kaspar se puso muy feliz. Eso es todo lo que necesitaba.

—Yo… Supongo que es una forma de verlo.

Hanne realmente no quería estar de acuerdo con los sentimientos de Margarita al respecto, pero también sintió que no tendría sentido intentar discutir.

—Entonces, lord Kaspar, o más bien toda la familia Blankenheim, … ¿estaban en problemas financieros después de todo?

A la pregunta de Hanne, Margarita respondió sin dudarlo, incluso sonriendo:

—Sí, aparentemente sí. Aunque no creo que haya sido así últimamente.

—¿Por qué?

—Me dijo que había iniciado un nuevo negocio.

—Un negocio, eh … ¿De qué tipo, en particular?

—Lo siento, pero realmente no podría decirlo. Me aseguré de no entrometerme demasiado en su trabajo.

Incluso si ella realmente lo supiera, si ese asunto era algo turbio, entonces Margarita difícilmente podría hablar abiertamente sobre la verdad. Pero a Hanne no le parecía que estuviera mintiendo.

—¿Hay alguien más que sepa sobre el trabajo de Lord Kaspar?

—Probablemente deberías intentar preguntarle a “Elluka” sobre eso. Parece que ella era su socia comercial.

Hanne se sorprendió un poco cuando ese nombre salió sin soltura de la boca de Margarita.

Eso era porque había pensado que si Margarita sabía sobre las malas acciones de Kaspar, o si ella misma estaba involucrada en ellas, entonces estaría tratando de ocultar su conexión con esta persona.

—Elluka Clockworker… Esa es la “Hechicera de la Eternidad” cuyo nombre a menudo se hace oír a través de los giros de la historia.

A pesar del comentario de Hanne, Margarita no pareció entender a lo que estaba atacando.

—¿Ah, entonces es así? Lo siento, no sé mucho sobre su verdadera identidad. Solo la he oído decir que es una hechicera.

—¿No están ustedes dos en buenos términos?

—Oh no, no es eso en absoluto. Para mí es… una amiga muy cercana, especial —murmuró Margarita con mucho sentimiento.

—¿Es tu amiga cercana pero no conoces su verdadera identidad?

—Es justamente porque ella es mi amiga cercana. Es el tipo de persona que no debe ser tan importante para mí. Así es como se es una amiga cercana de alguien, ¿no es así?

—¿Supongo que sí?

—Oh, pero eso no significa que no tenga curiosidad, ¿verdad? Parece usted bien informada, señorita reportera, así que le agradecería que me hablara de ella.

—Bueno… Ella es una figura que se dice que lleva el nombre de uno de los “Tres Héroes”, colaboradores cercanos del rey de Lucifenia durante el apogeo del país, quien contribuyó a la resolución de antiguos escándalos como el Evento Venomania en Asmodean o el caso Conchita en Beelzenia.

—Ah. Incluso yo conozco a los “Tres héroes”. No puedo decidir si fueron capaces o incompetentes; prestaron sus esfuerzos a la expansión territorial del reino, pero después de eso fueron completamente incapaces de detener el declive del país o el alboroto de la princesa. Pero no sabía que Elluka era uno de ellos. —Habiendo dicho tanto, Margarita sacudió la cabeza abruptamente, pareciendo dudosa —. Pero eso es extraño, ¿no? Las actividades de los Tres Héroes fueron hace más de cien años, ¿no es así? La Elluka que conozco no es tan vieja.

—… Sí. Por supuesto, la gente no vive para siempre sin envejecer. Existe una teoría aceptada de que el nombre “Elluka” se transmite a brujas hábiles de un período a otro.

—Oh. Entonces Elluka debe ser una hechicera adecuadamente poderosa que haber heredado ese nombre. Jajaja.

Margarita parecía tan complacida como si la hubieran elogiado.

—Eso parece… pero…

—¿…?

La expresión de Hanne se puso seria y Margarita la miró con gran interés.

Al ver eso, Hanne agitó nerviosamente ambas manos para suavizar las cosas.

—Ah, no… no importa, no es nada.

Parecía que Margarita tenía mucha confianza en esa “Elluka”. No sería una buena idea hablar mal de “Elluka” delante de ella. Hanne quería hablar con ella un poco más antes de ofenderla y ser perseguida.

La Elluka Clockworker de ahora que Hanne conocía era un temible criminal.

Hace doce años, una ciudad en el país de Marlon llamada Leona fue aniquilada.

El resplandor de un incendio que comenzó cerca del Castillo de Leona en el norte de la ciudad finalmente envolvió todo el lugar, quemando todo a su paso, incluidas las rosas que crecían por todas partes.

Fue un incendio terrible, con una cifra de muertos superior a las doscientas personas. Entre los que murieron se encontraba el sobrino del primer ministro Shaw Freezis, que visitaba Leona de vez en cuando: Dashaw Freezis, el futuro heredero de la Fundación Freezis.

Y en ese momento… la propia Hanne había estado allí. Ella había ido como asistente de Dashaw. Cuando quedó atrapada en la calamidad, al principio no podía comprender lo que estaba sucediendo. Y antes de que ella se diera cuenta, Dashaw, quien la había salvado de las llamas al dejar que se quemara en el proceso, había muertp.

Después de que la ciudad se convirtiera en cenizas, varios de los residentes que apenas habían logrado sobrevivir ofrecieron un nombre, y ese nombre fue “Elluka Clockworker”. La hechicera había aparecido de repente en la ciudad, decidiendo irrumpir en el Castillo de Leona, desde donde disparó sus llamas hacia la ciudad.

Incluso ahora, “Elluka Clockworker” era conocido en todo Marlon como la gran criminal que había incendiado una ciudad entera. Pero ese no era necesariamente el caso en el lejano Elphegort. Los crímenes ocurrían todo el tiempo en todas partes. No había nadie que tuviera todos los hechos sobre algo que sucedió hace más de una década en un país diferente. Seguramente ocurría lo mismo para Margarita.

Pero Hanne nunca olvidaría ese momento.

—¿Está bien, señorita Hanne?

Cuando Margarite le habló, Hanne se dio cuenta por primera vez de que había estado parada allí en silencio.

—Ah, lo siento… estaba perdida en mis pensamientos. Entonces, ¿dónde está esa “Elluka” ahora?

—Ahora que lo mencionas, no ha estado por aquí últimamente. Ella tampoco estuvo en el funeral… Bueno, siempre es así. A veces aparece sin rumbo fijo y luego desaparece de nuevo.

—¿No vive en la ciudad?

—No. Creo que viene de algún lugar lejano. Kaspar siempre decía “gracias por venir hasta aquí”.

—¿Cuándo fue la última vez que la viste?

—Espera… creo que fue… alrededor del veinticinco de agosto.

Una semana antes de que Kaspar falleciera. En ese caso, entonces “Elluka” probablemente no estaba directamente relacionado con su muerte.

–Eso claro, si pudiera confiar en las palabras de Margarita.

Después de la muerte de Kaspar, Toragay había estado hasta hace poco bajo la vigilancia de la Policía Mundial. Era poco probable que “Elluka” hubiera llegado a la ciudad durante ese tiempo. Y, naturalmente, toda la Policía Mundial sabía de ella. Ella era su criminal más buscada. Solo tenían una imagen de su rostro extraída del testimonio de un testigo, pero debían tener una buena comprensión de sus rasgos.

Hanne pensó que tal vez nunca volvería a aparecer en la ciudad.

—Bueno, entonces, ¿te importa si echo un vistazo a tu propiedad? Me gustaría ver más sobre cómo vivía Lord Kaspar —sugirió Hanne.

Dejaría el asunto de “Elluka” a un lado por ahora. Primero, Hanne quería investigar el interior de la mansión por sí misma.

Por supuesto, la Policía Mundial ya lo habría examinado todo, por lo que no era probable que hubiera nada que proporcionara un vínculo directo con alguna irregularidad.

Pero claro, eso no es lo que Hanne iba a buscar.

—Puedes hacerlo. Entonces… ¿Le gustaría comenzar primero con el comedor?

—Sí. Muchas gracias.

Comparado con la habitación de Margarita, el comedor tenía mucho más adentro. Un elegante mantel azul estaba colocado sobre la mesa en el centro de la habitación, y en el centro de la mesa había un candelabro plateado. El reloj de latón de la repisa de la chimenea parecía bastante caro. Como iban a entretener a los invitados aquí, incluidas las amantes de Kaspar, lo habían decorado con un poco más de glamour.

—Mientras estás aquí, ¿te gustaría comer algo? Ya ves, acabo de hacer el almuerzo —dijo Margarita de repente.

—¿Sueles preparar las comidas aquí?

—Sí. No tenemos sirvientes, así que siempre lo hago yo. Me gusta cocinar y solía hacerlo antes de casarme. … ¿También es experta en la cocina, señorita Hanne? Por tu apariencia me parece que sí.

—No, en realidad no.

No estaba siendo humilde, Hanne era muy mala cocinando. No era que no pudiera en absoluto, pero lo que Hanne hacía era más al nivel de ser apenas comestible. Para ella, comer era solo para nutrirse, por lo que no era un problema. Heidamarie la invitaba a algunos platos deliciosos cuando vivían juntas, pero desde que empezaron a vivir separadas, había vuelto a su estilo de vida culinario sencillo y sin sabor habitual.

Entonces, Hanne no tenía idea de qué haría pensar a Margarita de otra manera. Cuando le preguntó, inclinó la cabeza hacia un lado confundida.

—¿Por qué? … Bueno, no estoy segura. Simplemente porque. … Supongo que por alguna razón parece que esta no es la primera vez que la veo, señorita Hanne.

Eso era imposible. El primer encuentro de Hanne y Margarita había sido en el funeral.

Hanne conocía a alguien que tenía el mismo rostro que Margarita. Pero esa no podría ser la propia Margarita.

—¿Podría ser que te recuerde a otra persona?

—Um, ¿quizás? … Podría ser eso. Elluka una vez me dijo: “En este mundo, las personas que se parecen entre sí vienen de tres en tres”. Bueno, entonces, ¿qué vas a hacer? ¿Te gustaría almorzar?

Cuando Margarita volvió a preguntar, Hanne negó con la cabeza.

—No tengo mucha hambre hoy. Pero agradezco la idea.

—Ya veo, qué lástima… ¡Ah, es cierto! En ese caso, debes acudir al Instituto de Caridad. Te invitaré a comer allí.

—¿El… Instituto de Caridad?

—Está en la esquina occidental de la ciudad. Es una instalación para niños abandonados y mi padre invirtió en ella cuando se fundó. Debido a esa conexión, a veces voy allí a cocinar para los niños de vez en cuando.

—Sí, pero comer alimentos destinados a huérfanos me parece un poco mal…

—¡Esta bien! Simplemente haré la suficiente comida para una persona más. Yo soy la que paga la factura, por lo que los niños no sufrirán pérdidas.

Debe ser parte de esa llamada obra de caridad para los nobles. No sabía si iba a hacer comida como hija de la familia Félix o como novia de la familia Blankenheim. Bueno, ella era ambas, sobre el papel.

—Cenaste con el Dr. Félix en este comedor el dieciocho de septiembre, ¿no?

Hanne cambió de tema a la fuerza para desviarse de la invitación de Margarita.

—Sí… ese fue el día antes de que mi padre se enfermara —respondió ella, con la voz baja.

—¿Hiciste la comida también entonces?

—Sí, por supuesto.

—¿De qué hablaron ustedes dos durante la cena?

—Esto es… como una entrevista policial.

La sonrisa había desaparecido del rostro de Margarita.

—Si te he hecho sentir incómoda, lo siento. Me acaba de dar un poco de curiosidad, eso es todo.

Hanne puso la sonrisa más dulce que pudo para suavizar las cosas.

—Está bien. Supongo que ese también es tu trabajo como reportera. Ese día… realmente no recuerdo de qué hablamos. Creo que podría haber sido sobre Kaspar. Pero no creo que realmente valga la pena poner eso en un artículo —respondió Margarita.

Su tono sonaba diferente de lo que había sido momentos antes.

Quizás estaba mintiendo, eso era lo que le decía el instinto de Hanne.

Quizás Margarita se había sentido ofendida por algo que su padre le había dicho entonces. Algo como “Olvídate de Kaspar, encuentra un nuevo marido”, o peor aún, “¡Asesinaste a Kaspar, no es así!?”.

Enfurecida, Margarita habría intentó asesinar a su propio-

No. Había demasiada especulación involucrada. Teniendo en cuenta que aún no había encontrado el método de asesinato, incluso ella podía ver que interrogar a Margarita sobre eso sería una tontería.

—¿Has ido a ver cómo está tu padre?

Hanne cambió la pregunta.

—No, todavía no… Tenía que preocuparme por el funeral de Kaspar. Planeo ir a Aceid para ver cómo está muy pronto.

—Espero que tu padre se mejore pronto.

—Sí… ¿Nos dirigimos a la habitación de al lado ahora? —Margarita intervino, pareciendo no querer continuar la conversación más.

La habitación del marqués. La habitación a la que había venido cuando vino a visitarla por primera vez.

Obviamente, el marqués y su amante no estaban acostados en la cama esta vez. Ahora habían sido sepultados en el cementerio de la iglesia.

Era una cama doble ostentosa, digna de la realeza. Estaba muy lejos de la humilde cama individual en la habitación de Margarita.

«… ¿Hm?»

Habiendo llegado a ese pensamiento, Hanne se dio cuenta de algo extraño.

Había una cama en la habitación de Margarita. Bueno, era natural que una cama estuviera en el dormitorio de alguien.

–Y debido a que era tan natural, Hanne no lo había cuestionado cuando vio la habitación al principio.

—Tengo algo que me gustaría preguntarle… Tienes una condición de insomnio, ¿no es así, madam?

Eso era lo que le había dicho Ayn.

—Sí, así es… Es extraño, ¿no? —respondió.

—Pero había una cama en tu habitación.

Si era cierto que nunca dormía, ¿no era innecesaria una cama?

—Ah… Eso fue algo que Kaspar me compró cuando nos casamos. En ese momento no sabía que yo no dormía —explicó Margarita.

Hanne pensó que allí también había un problema. ¿Esa cosita modesta fue algo que compró para su nueva esposa? ¿Y él ni siquiera supo del estado de Margarita hasta que se casaron? En otras palabras, eso significaba que Kaspar y Margarita no habían estado juntos en la misma cama hasta ese momento.

Quizás no fue un matrimonio por amor. Era fácil de imaginar, reflexionando sobre las circunstancias de ambas familias. Un… matrimonio arreglado, por así decirlo. Una familia quería dinero, la otra quería influencia.

Todo este tiempo que había estado hablando con Margarita, no parecía tan triste por la muerte de Kaspar. Era posible que hubiera podido poner en orden sus sentimientos hasta cierto punto porque había pasado más de un mes desde la muerte de su esposo, pero aun así, Hanne pensó que al menos era un poco extraño.

Y luego estaba la condición de insomnio de Margarita. Cuando volvió a pensar en ello, fue algo absurdamente milagroso. Hanne nunca había conocido a alguien así mientras vivía. Si todas las personas fueran como Margarita, y nunca durmieran, entonces la estructura del mundo probablemente sería muy, muy diferente.

—¿Cuánto tiempo llevas sin poder dormir? —preguntó Hanne.

Ya había escuchado de Ayn que había sido desde que nació, pero quería comprobarlo por sí misma.

—Desde siempre. Desde el momento en que recibí la vida en este mundo. He vivido hasta ahora sin haber aprendido nunca lo que significa dormir.

—¿Tus padres tenían la misma condición?

Margarita negó con la cabeza.

—Pero si nunca duermes… ¿no te cansas?

Hanne era del tipo que normalmente necesitaba un descanso adecuado. No es que nunca pasara la noche trabajando, pero normalmente tendría que descansar ocho horas al día. Incluso entonces, últimamente su cuerpo se había sentido perezoso incluso sin estar exhausto.

—¿Cansancio…? Nunca he sentido algo así.

Qué positivamente envidiable. Por supuesto, esa era la opinión de alguien que normalmente dormía y normalmente se cansaba, y Margarita no parecía ser ese tipo de persona.

—Señorita Hanne, ¿le importa si le pregunto algo? —preguntó Margarita, sentándose en la cama.

—Adelante, siempre que sea algo que pueda responder.

—Gente como yo, que no duerme… ¿Realmente no hay otros? No solo hoy en día, sino tal vez algún personaje de la historia que fuera así…

—Hay historias de algunas personas que duermen poco, que necesitan poco tiempo para descansar. Como la idea de que la antigua emperatriz de Beelzenia, Juno, solo necesitaba dormir cuatro horas al día. Aunque no sé si es cierto. Pero en cuanto a alguien que nunca duerme… al menos no he oído hablar de nadie.

—Ya veo…

—Solo que… eso es si lo limitamos a personas “normales”.

—¿Qué quieres decir?

—Hay varias figuras en la historia de las que se pensaba que habían hecho contratos con “demonios”. Figuras que estaban vinculadas de alguna manera a “Elluka Clockworker”, de quien hablábamos antes. Sateriasis Venomania, Banica Conchita, Riliane Lucifen d’Autriche y Kyle Marlon, por nombrar algunos… Hay teorías que afirman que cada uno de ellos tenía poderes únicos que serían imposibles para la gente normal.

—¿Y eso qué tiene que ver con mi condición?

—… Bueno, si tuviéramos que especular que eres un contratista con un “demonio”, no estaría fuera de lugar si tuvieras el “poder” de no necesitar nunca dormir.

Hanne miró a la cara de Margarita, buscando su expresión.

—Jaja… Qué tema tan fascinante. Pero eso no puede ser. No recuerdo haber hecho nunca un contrato así, y no puedo dormir desde que nací. A menos que estés diciendo que hice ese contrato cuando aún era un feto.

—Entiendo lo que quieres decir… Bueno, era solo una hipótesis. Como si tal vez se estuviera usando un poder inhumano en ti.

—Y yo que estaba pensando que una reportera sería más realista. Me sorprende oírte hablar de asuntos tan ocultistas.

—¿No crees tú mismo en tales cosas?

—Oh, no, no es eso en absoluto. Soy amiga de una hechicera, después de todo. Aunque nunca la he visto hacer magia… De todos modos, a continuación te mostraré el pasillo.

Guiada por Margarita, Hanne también salió de la habitación.

Después de mirar alrededor de las habitaciones del primer y segundo piso, el último lugar que visitaron fue el sótano. Tenía varias habitaciones, pero la mayoría de ellas se usaban para almacenamiento. Era tal como Ayn ​​lo había descrito.

—Bueno, no puedo imaginar que haya mucho que ver aquí abajo —dijo Margarita mientras encabezaba el camino.

Hanne tuvo que estar de acuerdo en que la mayoría de los artículos de las salas eran muebles gastados y trastos. Dependiendo de la habitación, algunos de ellos estaban cubiertos de telarañas, lo que dejaba en claro que nadie los había tocado en un tiempo. Hanne se apresuró a seguir a Margarita mientras echaba un vistazo a cada habitación una por una.

Había una habitación vacía que no tenía nada. Ese era probablemente el almacén donde Ayn había encontrado el fragmento de “Freezis Fairytale”.

—¿Qué hay de este? … Aunque no parece tener nada —preguntó Hanne a Margarita con indiferencia.

—Ese era el almacén que Kaspar tenía para uso privado, así que no sé qué había en él. Normalmente estaba cerrado.

—Parece que está abierto ahora.

—Los oficiales de la Policía Mundial abrieron la cerradura cuando vinieron a hablar conmigo. Cuando entraron, la habitación estaba desnuda… Los oficiales también pensaron que eso era extraño.

—¿Quizás entró un ladrón?

—No lo sé; si lo hubieran hecho, no puedo imaginar que no me habría dado cuenta… Al menos, Kaspar habría dicho algo. Pero no lo hizo, así que quizás el propio Kaspar movió todo de allí por casualidad antes de morir.

La verdad se perdió en la oscuridad, ahora que Kaspar había fallecido. Tendría que esperar que la investigación de Ayn descubriera la verdad sobre esa parte.

Había otra habitación que se veía diferente a las demás. Todos los artículos del interior estaban empaquetados en cajas, y estaba más ordenado que las otras habitaciones, como si se limpiara con regularidad y diligencia. Había escritorios de madera en las esquinas de la habitación, y encima de ellos había implementos experimentales.

—¿Y esta habitación? —preguntó Hanne.

Margarita respondió, un poco tímida:

—Este es el almacén que uso. También es un lugar donde mezclo medicamentos.

—¿Medicamentos?

—Ayudaba con el trabajo de mi padre antes de casarme, así que tengo algo de talento médico. Como tal, cada vez que Kaspar se sentía mal, mezclaba algo para que él se lo tomara. Por supuesto, si era algo serio, llamaba a mi padre.

—Entonces el contenido de estas diversas cajas…

—Plantas medicinales, ingredientes de fármacos y similares. Todo comprado en la farmacia La Bula aquí en la ciudad.

—¿La Policía Mundial también echó un vistazo por aquí?

—Naturalmente. De hecho, el Dr. Rogzé fue quien inspeccionó todos los materiales aquí. Aparentemente sospechaba que allí podría haber algo que podría usarse como veneno. Pero sus sospechas se aclararon de inmediato.

Eso tiene sentido. Cuando Hanne se reunió con Puerick Rogzé en Lucifenia, él no le había dicho una palabra sobre nada de esto. Si hubiera habido venenos allí, ciertamente lo habría mencionado. No había ninguna razón para que se lo ocultara a Hanne.

—¿Pero por qué mezclar medicamentos en un sótano como este? Seguramente podrías hacerlo mejor en cualquier otro lugar que en un lugar oscuro como este, desprovisto de luz solar…

—Sería un poco complicado llevar todo el equipo arriba, ¿no? Y es un poco relajante estar aquí en el sótano.

Hanne pensó para sí misma que era una mujer un poco extraña.

Cuando terminaron de mirar alrededor de las habitaciones y regresaron una vez más a la habitación de Margarita en el segundo piso, el crepúsculo comenzó a fluir por las ventanas. Había llegado justo antes del almuerzo, aparentemente se había quedado mucho más tiempo de lo que pensaba.

—Bueno, entonces me iré ahora. El periódico en el que se publicará el artículo debería aparecer una semana después de la próxima; volveré a pasar por aquí y le traeré una copia.

—Jejeje, lo espero con ansias.

Margarita le dedicó una sonrisa clara.

Después de dejar la mansión, Hanne miró el jardín y se puso a pensar una vez más.

–Mirando las cosas de forma circunstancial, si Kaspar y Marx no hubieran estado realmente enfermos, entonces se podría decir que las probabilidades de que Margarita los hubiera envenenado eran muy altas.

Tenía conocimientos farmacéuticos. Si tenía la inclinación, era posible que pudiera mezclar un veneno para usarlo. Mientras ella les preparaba la comida, introducir una toxina sería un juego de niños. Y, en realidad, el colapso de Marx en su casa había ocurrido después de haber comido una comida que Margarita le había preparado.

Solo que había varios problemas con eso. Como donde Margarita habría obtenido los ingredientes del veneno en primer lugar. Era mera especulación, pero era natural considerar que los había obtenido de “Elluka”. Sin embargo, ahora mismo no hay evidencia que avale la idea.

Luego estaba la cuestión de dónde podría estar escondiendo estos ingredientes tóxicos, o incluso el veneno en sí. Margarita había dicho que la mansión había sido registrada minuciosamente por la Policía Mundial. Si tuviera algo así allí, sería extraño que no lo encontraran. Quizás lo estaba escondiendo en algún otro lugar. Si era así, Hanne tendría que vigilar de cerca sus movimientos.

«Sí… al final no pude encontrar nada en esa mansión.»

Mientras recorría la mansión, Hanne había estado buscando algo en secreto.

–Un “Contenedor del Pecado Capital”. Hanne había mantenido los ojos bien abiertos por algo así todo el tiempo que estuvo allí.

La conversación que había tenido con Margarita sobre “demonios”… Ese no había sido un tema tan absurdo.

Un contratista con un demonio, “Elluka Clockworker” siempre estaba involucrado con cosas como esa, así como otro componente… un “Contenedor del Pecado Capital”.

Escrito en un libro de texto publicado por el historiador Will Jaakko estaba esto:

«Los demonios no surgen espontáneamente de la nada. Habitan dentro de objetos comúnmente llamados “Contenedores del Pecado Capital”, y desde allí atraen a los humanos de voluntad débil. Según la palabra de una hechicera a la que considero amiga, hay siete “Contenedores del Pecado Capital”, y dentro de cada uno de ellos hay demonios que encarnan, respectivamente, la “Lujuria”, “Gula”, “Soberbia”, “Pereza”, “Envidia”, “Avaricia” e “Ira”. Aquellos que hacen un contrato con ellos se convierten en seres iguales a los “Cultivadores Hereditarios del Mal”, es decir, HER. Históricamente hablando, el mayor confirmado de HER era el líder de “Apocalipsis”, el brujo “Pale Noël”. Se dice que él no era un contratista demoniaco, sino un HER natural. La hechicera me dijo que los HERs como él estaban en gran número en la pre-era, poco antes de la “Catástrofe de Levianta”. Si brota una gran cantidad de HERs, eso llevará al mundo a la destrucción, al igual que lo que le ocurrió al antiguo Reino Mágico de Levianta. Esa hechicera continúa luchando incluso hoy para evitar que eso suceda-.»

Un libro ridículo escrito por un erudito falso, esa era lo que la sociedad pensaba de lo anterior, e incluso ahora, unos doscientos años después de que se publicara el contenido de este libro de texto, había pocas personas que creyeran en él.

Uno de ellos fue el primer ministro, Shaw Freezis. En cuanto a por qué, su madre, la fundadora de la “Firma Freezis” que solía ser la Fundación Freezis, la esposa de Keel Freezis, Mikina, había sido una de esas “contratistas”. Habiendo experimentado de primera mano la naturaleza aterradora de los “demonios”, Shaw Freezis se había propuesto mantener a raya las calamidades causadas por los “Contenedores del Pecado Capital”. Ahora que su libertad personal había decaído, confiaba esa misión a Hanne.

Si Margarita fuera una “contratista”, entonces todo su razonamiento hasta ahora sería discutible. Si tuviera el poder de un demonio, sería muy sencillo para ella matar a alguien sin dejar rastro. Para verificar eso, tendría que encontrar a toda costa el “Contenedor del Pecado Capital”, el intermediario del demonio.

Por otro lado, en el caso de que Margarita no fuera una “contratista”, entonces tendría un cuello de botella en el tema de que no hay rastros de veneno en Kaspar y Marx. No importa cuánta habilidad farmacéutica tuviera Margarita, no había forma de que pudiera crear una toxina que pudiera engañar a un experto en el campo como Puerick.

Parecía que aún quedaba mucho por investigar. Sin embargo…

Hanne había comenzado a disminuir en el sentido de urgencia con respecto a este caso.

Por lo menos, con Margarita… Incluso si ella hubiera cometido esos asesinatos, y aunque fuera una “contratista” después de todo. No parecía que ella pudiera hacer nada de eso realmente.

No tendría ningún motivo para matar a nadie más, además. Había despreciado a un marido adúltero, y sobre su padre, aunque no sabía qué tipo de antagonismo, si es que había alguno, habían tenido entre ellos, no estaba en condiciones de hacerle daño, ya que probablemente Marx no se despertaría de nuevo.

Y luego, por supuesto, eso dejó algo de preocupación sobre el paradero de “Elluka”. Si bien Hanne necesitaba encontrarla por sus propias razones personales, ¿podría volver a Toragay en algún momento? En cualquier caso, Hanne no tenía forma de localizarla ahora mismo. No había nada que hacer salvo esperar a que ella hiciera un nuevo movimiento.

Necesitaba indagar en la verdad del asunto. Si Margarita era la asesina, independientemente de sus circunstancias, tendría que responder por eso.

Pero no había necesidad de apresurarse. Ella investigaría de manera cuidadosa y confiable.

–Así había comenzado a pensar Hanne.